Conviértete en el creador de tus propios milagros . . .

Un día cualquiera.

Un día como cualquier otro, dos niños llegaron al mundo, ambos eran perfectos como todos, uno de ellos llego a una familia que se encontraba en medio de una crisis económica y existencial, el otro llego al nicho de una pareja de enamorados que no pasaban de un año de convivencia. El primero era varón y se llamaba Eco y la segunda era una niña y se le llamó Ena. Eco y Ena crecieron juntos y fueron a la misma escuela, estudiaban en el mismo salón y eran buenos compañeros.

Eco y Ena solían hacer las tareas juntos en la escuela y un buen día hubo un concurso donde todos los alumnos participaron. Todos los niños tenían que escribir acerca de su sueño, lo que ellos anhelaban convertirse. Todos crearon el personaje ideal que querían ser.

Eco quería ser un magnate, quería reunir tantas posesiones como le fuera posible, pero no sabía que haría con ellas. Únicamente le interesaba acumular pero no encontraba en su guion si regalar, compartir lo que poseía o simplemente tener. Era lo que sus padres añoraban, mucha abundancia. Lo que veía en casa.

Ena pensaba en casarse algún día y tener muchos hijos, ocuparse de la casa y criarlos. No tenia mas nada en mente, no creía que algo más le diera tanta felicidad como el ser esposa y madre a la vez. Era lo único que le importaba, ser igual a su mamá.

El jurado para decidir quién sería el ganador le pregunto a cada uno, que necesitaban para ser felices y cómo pensaban alcanzar esa felicidad.

Cuando le toco el turno a Eco, él dijo que necesitaría a una excelente esposa que cuidara de sus hijos mientras el estaría muy ocupado acumulando fortunas.

Luego le llego el turno a Ena, y ella se quedo muy pensativa, y después de un rato llego a la conclusión que necesitaría un esposo muy acaudalado para poder mantener a todos sus hijos y una hermosa casa.

Cuando ambos se hicieron adultos, se casaron, y el sueño de uno fue apoyado por el sueño del otro. Tuvieron hijos mientras estaban enamorados.

Ena se convirtió en una excelente cocinera, y mantenía la casa muy aseada, a los hijos bien vestidos y nutridos. Era feliz mientras tenia de quien ocuparse. Por su parte Eco, se convirtió en un hombre próspero y permanecía mucho tiempo ocupado trabajando. Sus éxitos los compartía con sus compañeros y otros empresarios, hombres de negocios, y empleados.

Cuando los hijos crecieron y se marcharon a la escuela Ena comenzó a sentirse muy solitaria y buscaba la compañía de Eco, pero el no tenía tiempo para ella. El estaba muy ocupado y estaba acumulando. Nunca habían compartido. Entonces comenzaron los problemas. Todo se inicio con una crisis existencial, Ena se sentía sola y desanimada, no encontraba el sentido a su vida y luego esto fue afectando los negocios de Eco a tal punto que el ya no tenía cabeza para concentrarse en su trabajo, Ena lo atormentaba, llevándole a la infidelidad, a la bancarrota y por ultimo al divorcio.

Ellos olvidaron algo en sus planes de niños, olvidaron que la vida es todo lo que tú haces de ella.

Nosotros muchas veces deseamos cosas que luego obtenemos, tratamos de llenar nuestro vacio con metas, con personas y con cosas para luego darnos cuenta que para ser felices no necesitamos nada más que serlo. Ser feliz no está a la vuelta de la esquina, ni más adelante, no necesitamos alcanzar metas, ni casarnos o tener mucho dinero, ser feliz es una decisión que se puede tomar para vivir ahora mismo, en este mismo instante. Tú puedes ser feliz ahora, no esperes a mañana, no importa que no hayas logrado todo lo que quieres, todo eso es una ilusión para postergar lo que puedes hacer ahora.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Anuncios

Comentarios en: "Un día cualquiera." (9)

  1. Excelente reflexión, es necesario que nos lo contaras de esta sencilla manera para hacer conciencia de nuestras acciones y de nuestro diario vivir.
    Desde aquí un abrazo y mil gracias

  2. Elizabeth María del Alba Ana Sara Balbás Alcalá - Caracas, Venezuela dijo:

    ¡Gracias, gracias Jocy!, muy acorde con muchas realidades, lo siento, te amo.

  3. Cierto, la felicidad está dentro de nosotros, aquí y ahora. No es necesaria ninguna posición o alcanzar alguna meta, o realizar un sueño para ser felices.
    Yo soy feliz aquí y ahora.
    Desde luego que alcanzaré metas y lograré sueños, pero no dependo de ello par ser feliz.
    Eso ya los somos. Siempre.

  4. Esto es cierto hace ya un tiempo decidi estar tranquila y en paz, y ahora ya he alcanzado el estado de la felicidad interior. Gracias

  5. me gusto….ando en eso…vivimos tanto tiempo creyendo que el tener y lograr es la felicidad, que nos olvidamos de la verdad….

  6. Me ha encantado, quisiera sentirme feliz,

  7. Que verdadero simple y sencillo como la vida misma, gracias por compartirlo.

  8. María Eugenia dijo:

    BRAVÍSIMO!!!!
    MIL GRACIAS SALUDOS,DECIDO SER FELIZ YA NO DESPUÉS.

  9. estoy leyendo cosas que pienso que toda la vida me han seguido pero que solo ahora las he querido ver,abrirme,entregarme y en pocas horas vivo resultados,me siento mas feliz que ayer,gracias.
    te amo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: