Conviértete en el creador de tus propios milagros . . .

Somos responsables de crear nuestra realidad tal como es; esta afirmación parece ser la más difícil de entender, y aunque lo aceptemos en cierto nivel porque ya lo hemos oído o leído repetidamente, nos resulta imposible experimentarlo como verdadero. Esto lo comprendemos a un nivel intelectual pero toma tiempo poder digerirlo y hacerlo parte de nuestra consciencia en cada momento y situación de nuestra vida.

Es usual que cuando nos ocurre lo que llamamos experiencias positivas podamos fácilmente aceptar que nosotros lo hemos creado, pero si la experiencia es negativa entonces nos resulta absurdo pensar que eso pueda ser nuestra creación. ¿A quien se le ocurre estar creando su propio sufrimiento? Más bien lo tratamos de evitar constantemente,  parece imposible que estemos actuando en contra de nuestros propios intereses y lastimándonos… ¿Cierto?… Como no lo podemos aceptar entonces resulta más fácil sentirnos víctimas de las circunstancias, porque no tenemos ningún control sobre aquello que nos ocurre y  al sentirnos impotentes ignoramos nuestro verdadero poder.

También cuando somos testigos presenciales de algún conflicto, del sufrimiento ajeno, de la enfermedad de otra persona o somos oyentes de algún comentario de alguien no relacionado con nosotros, volvemos a creer que eso no tiene nada que ver con nosotros y con nuestra realidad, por lo tanto no creemos que lo hemos creado. Pero esto también es nuestra propia creación, todo absolutamente todo lo que es parte de nuestra película nos pertenece, si está dentro de nuestra mente, en la pantalla de nuestra  vida, es parte de nuestros pensamientos y sentimientos y lo estamos experimentando, es nuestro.

Hay dos ingredientes que siempre están presentes cuando creamos nuestra realidad y son las creencias y la atención.

Aquello en lo que colocamos nuestra atención tiende a aumentar, aquello que ignoramos tiende a desaparecer, en otras palabras, aquello a lo que nos resistimos persiste. Si mi foco son mis carencias, hablo de ellas, comparto mis angustias y me desespero, entonces estoy creando más carencias. Aquello en lo que me enfoco, pasa al primer plano de mi experiencia.

Cuántos de nosotros no estamos pendientes de las noticias en la televisión y luego lo compartimos en nuestras conversaciones…, tanto es así que pareciera que fuéramos adictos al drama, y es eso precisamente lo que creamos.

Por otro lado aquello que no creemos rara vez ocurre y si sucede es porque hemos puesto allí nuestra atención, lo que desconocemos no es parte de nuestra experiencia.

Son muchos los pensamientos que pasan por nuestra mente en cada instante, pero solo aquellos en los que creemos es donde centramos toda nuestra energía. Las creencias de esta manera se convierten en profecías autorealizadas  y al continuamente creer en ellas las vamos reforzando, por eso nos resulta tan difícil cambiar nuestra manera de pensar.

No todo lo que surge como pensamiento es aceptado por la mente, entonces lo dejamos pasar y carece de poder pero un pensamiento acorde con una creencia tiene la fuerza  poderosa de manifestarse.

Durante nuestra existencia desarrollamos cierto tipo de pensamientos que atraerán a otros semejantes hasta formar una personalidad y un sistema de creencias compacto que luego encontramos  grandes dificultades en cambiar.

Una buena manera de evitarnos sufrimiento es decidir ignorar los pensamientos procurando no identificarnos con ellos, y con decirles  Gracias, Te Amo, constantemente a cada uno de ellos, sin distinción,  les damos luz verde para que sigan su camino sin parar, reconociendo que ellos van y vienen, y que son impermanentes al igual que las emociones, son transitorios, y si no nos identificamos y los soltamos, ellos no dejaran huella en nuestras memorias.

Los pensamientos son visitantes que buscan atención, y si se la damos se quedan, si los ignoramos seguirán su continuo transitar. Al dejar de identificarnos con ellos y desapegarnos comenzamos a adquirir consciencia del juego mental y comprendemos que la vida es un baile constante entre las chispas divinas que somos y nuestras creaciones.  Permite que los pensamientos vengan y vayan sin detenerse, obsérvalos y  dale las gracias al déjalos partir.

En la medida que dominemos el arte de soltar nuestra realidad cambiará y volveremos a tomar consciencia de nuestro poder creador. Somos chispas divinas recordando el juego de la creación.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Anuncios

Comentarios en: "El arte de la creación consciente" (8)

  1. Luis Miguel dijo:

    Buenas tardes, gracias por tus palabras, siempre son tan acertadas y gratificantes. Mira me gustaria saber a q te refieres con identificarnos con los pensamientos, me ocurre mucho esto de pensamientos desagradables q se quedan instalados, hago mi limpieza ellos desaparecen, pero luego vuelven y en cierto sentido eso me incomoda y desespera un poco.

    • Identificarte con un pensamiento significa creer lo que piensas y sentirte parte de él, puedes pensar muchas cosas y no creerlas, puedes sentir que tu piensas, pero el pensamiento no eres tu, es algo que te ocurre al igual que a todos, puedes aprender a observar los pensamientos sintiéndote separado de ellos, puedes observarlos con neutralidad, si lo logras, te traerá mucha paz.

    • HUGORAMILUC dijo:

      Fuimos creados a su imagen y semejanza, por lo mismo somos creadores…de nuestro propio mundo, de nuestras realidades, por medio de nuestro pensamiento.Primero el pensamiento, luego la palabra que lleva a la acción.Todo lo que vemos, lo que disfrutamos, lo que nos da alguna comodidad, estuvo antes en el pensar de quien lo creó.Por lo que debemos de tener el cuidado de solo darle fuerza,potencializar los pensamientos positivos; nuestra mente solo obedece según lo que recibe, sin reconocer negativo-positivo, solamente actúa con la materia prima que recibe…nuestros pensamientos.

  2. ¿Sabías que…

    … durante un tiempo hemos seguido tu blog/web?. Tras ello, consideramos tus artículos o reflexiones de alto interés para nuestros lectores y por esa razón te invitamos a colaborar en nuestro medio, donde encontrarás una audiencia y cotas de difusión muy elevadas.

    Podemos asegurarte que no invitamos a cualquiera a colaborar, estamos seleccionando profesionales destacados y cualificados, mediante criterios muy exigentes

    Puede registrarse en la siguiente dirección http://www.ellibrepensador.com/wp-login.php?action=register

    Estaremos encantados de recibirte entre los nuestros, de que formes parte de nuestro equipo, y nuestro diario El Librepensador http://www.ellibrepensador.com sea parte tuya.

  3. Raul Veloso dijo:

    estoy pasando por un momento muy dificil en mi vida debido a un divorcio inesperado, estoy sufriendo mucho y quisiera sanarme con el hoponopono, si es que esto es posible. necesito mucha ayuda, contencióny espero que me puedan ayudar

    • HUGORAMILUC dijo:

      Raúl, definitivamente un rompimiento sentimental lo sacude a uno fuertemente, mas aún si es inesperado;no dudo de que recibirá una respuesta apropiada de nuestra querida Joselyne, en tanto yo le digo, serénese, tranquilícese, si quiere llorar llore, pero no mas de la cuenta, recuerde estas palabras…NADA TE TURBE, NADA TE ESPANTE, EN ESTA VIDA TODO SE PASA…DIOS NO SE MUDA, QUIEN A DIOS TIENE NADA LE FALTA, SOLO DIOS BASTA….animo amigo, si te deja un tren, mas detrás viene otro..

    • Graciasss Hugo por dar apoyo, gracias Raúl por escribir, todos pasamos en un momento de nuestra vida por un rompimiento que lo vivimos de manera muy dura, pero el sufrimiento al final del túnel nos da una enorme luz siempre que nuestra actitud sea de asumir la responsabilidad de que somos creadores y que las cosas no nos suceden, nosotros aunque no sepamos cómo, las creamos. El papel de víctima no nos ayuda a crecer, bendigamos al dolor, amémoslo y más rápido se irá. Si lo resistimos, más tiempo tarda en irse, vívelo Raúl y abrásalo. Es sanador.

      Generalmente es nuestra autoimagen que queda deshecha y la volvemos a reconstruir, pero si nos pudiéramos quedar sin autoimagen entonces seriamos realmente tal como somos, en conexión con la divinidad, y no aquello que usualmente fabricamos.
      Un abrazo fuerte a ambos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: