Conviértete en el creador de tus propios milagros . . .

Entradas etiquetadas como ‘bendicion’

Las bendiciones de lo “malo”.

2a

Durante los fines de semana que no salgo fuera de la ciudad me gusta aprovecharlos para hacer algunas compras de productos especiales, que no se consiguen en los automercados. Los sábados por la mañana improvisan un mercado en una calle del vecindario dónde venden productos artesanales, pescado y verduras frescas. Los domingos temprano, suelo ir al mercado de los chinos dónde encuentro leche de soya ,dulces y variedades de verduras diferentes a las habituales.

Este fin de semana pasado, específicamente el sábado, me dirigía acompañada de la señora que cocina en mi casa al mercado cuando me percaté que no tenía suficiente efectivo y entonces nos dirigimos al banco, concretamente a un cajero automático.

Yo me bajé del carro apresuradamente ya que estaba mal estacionada y cómo es usual, los días en los cuales los bancos están cerrados, hay otras personas merodeando los cajeros. Esperé mi turno y procedí a colocar mi tarjeta de débito en la ranura. Apenas introduje la tarjeta, la máquina arrojó un mensaje que indicaba que mi clave estaba vencida y tenía que cambiarla. Entonces coloqué una nueva pero al hacerlo, cometí un error e inmediatamente se bloqueó la tarjeta. No podía hacer nada, no iba a poder retirar el dinero y tampoco iba a poder pagar con la tarjeta en ningún establecimiento.

Me retiré molesta ya que mis expectativas quedaron frustradas. Apenas me dirigía hacia el carro, uno de los chicos que aún rondaba cerca del cajero me llamo para decirme que había retirado la tarjeta sin cancelar la operación, por lo tanto sin pensar regresé, la volví a introducir y le di al botón de cancelar. Luego me retiré aun molesta.

La señora que me acompañaba, desde el carro miró lo sucedido y me comentó una vez que me subí al vehículo que se preocupó cuando vio que me habían llamado y yo había regresado en dirección hacia ellos. Entonces yo le respondí –no hay que vivir con temor, no hay que pensar negativamente – y nos marchamos.

Mi ida al mercado no resultó tan infructuosa ya que los vendedores de “delicatessen” me conocían y mis compras las pude cancelar con la chequera.

Por la tarde llamé al banco y me suministraron una nueva clave telefónica, entonces volví al cajero para restablecer mi tarjeta con una nueva clave de usuario y para mi sorpresa la máquina me volvió a indicar que no podía realizar ninguna operación. Este procedimiento lo intenté nuevamente el día domingo con el mismo resultado.

El día lunes fui al banco y allí también me ayudaron borrando las claves anteriores pero al intentarlo de nuevo en el cajero adyacente, el mensaje era el mismo: “Usted no puede realizar esta operación”. La asistente que me había atendido me sugirió dirigirme al supervisor y en cuanto me atiende, le entrego mi tarjeta de débito, y él la mira detenidamente y me mira y dice:

—Qué extraño, su tarjeta no tiene su nombre impreso — en el momento no caí en cuenta pero tomé la tarjeta en mis manos y al mirar los números que ya conocía de memoria dije —Esta no es mi tarjeta— entones el supervisor me dijo —Señora usted tuvo suerte que su tarjeta se bloqueó en el cajero, si no, le hubiesen sacado todo su dinero de la cuenta.–

Esta fue una maravillosa lección para mí. Me enseño que lo que parece malo puede estar lleno de bendiciones escondidas, y que nada es lo que parece. Muchas veces juzgamos cómo malas las circunstancias y luego resultan una bendición. A veces un mal menor nos protege de otro mayor, por eso es que me digo “Todo lo que sucede es perfecto” todas son lecciones. Tal vez mi falta de temor y despreocupación ante los hombres que “no sé cómo” me cambiaron la tarjeta. Tal vez por andar confiada en la vida, no resultó peor, en todo caso mi conclusión fue que nada es tan malo como parece, lo que juzgamos como malo puede resultar ser lo mejor que nos podría ocurrir en ciertas circunstancias. Tal vez lo que me aconteció, sucedió para escribir y compartir esta historia contigo.

Al final, salí del banco repitiendo mentalmente Gracias, Gracias, Gracias agradecida y me marché contenta y aliviada.

Gracias por leerme

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

1000-icon-facebook

“Todos los días inspírate dándole Like al Facebook”

El mundo que hemos creado

Cuando atravesamos momentos difíciles, siempre hay algo que podemos hacer al respecto. La vida está llena de subidas y bajadas, generalmente nos enfocamos en una cosa para luego prestar atención a otra, los acontecimientos se suceden unos a otros manifestados en forma de problemas, pareciera a veces que nos persiguen sin dejarnos en paz . En ocasiones no nos dan respiro hasta que decidimos hacer algo diferente.

Aunque no parezca así, los problemas son bendiciones, todos ellos son oportunidades de limpiar nuestras memorias. De hacer cambios. Ellos proceden de nuestra ignorancia, de no saber quien realmente somos. Por lo general nos identificamos tanto con lo que hacemos, con lo que pensamos ,con lo que decimos, y con lo que tenemos, que hemos perdido nuestra verdadera identidad. Nos sumergimos tanto en ellos que no vemos la salida. No tenemos ni idea de quiénes somos y generalmente ni siquiera nos lo cuestionamos. Tenemos la vaga ilusión de que si nos quitamos la ropa nos desnudamos, pero no, estar desnudos es también quitarnos las creencias, los juicios, los miedos, los prejuicios y ser quienes realmente somos. Tenemos que literalmente limpiar nuestro sistema operativo social y dejar que Dios actué para recordar y recobrar nuestra verdadera identidad.

¿Te imaginas como seria la vida sin temores?

Para ser quienes realmente somos necesitamos tomar consciencia que estamos equivocados cuando juzgamos, cuando opinamos, cuando nos preocupamos, cuando nos enfocamos en la escases o cuando creemos que sabemos más. Todo lo que hacemos, decimos o pensamos está totalmente basado en nuestras creencias. Si admitimos interiormente que no sabemos nada, es cuando se vuelve posible que nos llegue la información que necesitamos.

Es natural que tengamos problemas, porque al no saber quiénes somos, tampoco entendemos lo que nos ocurre. Y toda nuestra confusión la proyectamos en el mundo que vemos mostrándonos a su vez un mundo confuso. Todo lo que reflejamos en nuestra vida viene de las creencias que no nos pueden traer paz, porque estas están erradas. Es muy cierto aquel dicho que dice “Dime como vives y te diré que piensas”.

Los problemas van y vienen, y cuando momentáneamente desaparecen tenemos la ilusión que los hemos resuelto y nos olvidamos aliviados hasta que aparece el siguiente, pero en realidad todos ellos se reducen a uno solo y es que ignoramos nuestra verdadera esencia, y por lo tanto vivimos en un mundo con temor, protegiéndonos, quejándonos, reaccionando, culpando.

Las situaciones se presentan una y otra vez como oportunidades, aunque nos hagan sufrir, esa es la manera que la vida nos avisa que prestemos atención, que hay algo que tenemos que corregir. Se trata de un error de percepción, cuando comenzamos a re-descubrir quienes somos, los problemas comienzan a disminuir, y en la medida que dejamos de creer en ellos, dejamos de reaccionar ante las situaciones, ellos tienden a desaparecer. Siempre es así, lo que te sucede viene de tus memorias, de tus creencias, nada sucede al azar, aunque no estés consciente de ello.

Nos resulta bastante difícil escapar a nuestra programación pero existen maneras de acercarnos a un despertar, comenzamos por darnos cuenta que estamos siempre en automático, como un caballo de carrera desbocado y podemos decidir observarnos, el entrenamiento en esto nos vuelve más conscientes. También podemos meditar para despejarnos y aplacarnos, intentamos no reaccionar, y al practicar el Ho’oponopono repitiendo las palabras claves en forma de mantra, nos salimos del proceso de identificación con las situaciones que nosotros mismos hemos creado y así dejamos de alimentar esta interminable secuencia de eventos que nos mantienen dormidos y robotizados.

Tenemos el poder de decidir, y a veces no lo hacemos porque no creemos que podemos cambiar las circunstancias, pero todo cambia cuando decidimos vivir en paz. Cuando decidimos estar en paz y logramos aquietar nuestra mente, sin buscar modificar nuestro entorno, el mundo que vemos también se transforma. El universo siempre responde a nuestros pedidos.Vivir en paz es una opción posible.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Nube de etiquetas