Conviértete en el creador de tus propios milagros . . .

Entradas etiquetadas como ‘dependencia’

Dependencia, apego, amor

bf46c7721ae0abb53a035653ffeacb10

En un taller que dicté recientemente hablamos acerca del apego en las relaciones pero sin realmente profundizarlo, y ahora quiero contarte algo más al respecto.

Un amigo allí mencionó en ese momento que el amor duele, y yo le contesté que es el apego el que duele, el amor es libre.

El apego no es amor, es cierto que cuando amamos deseamos compartir más tiempo con la persona objeto de nuestro afecto, pero el amor también es libertad, es estar alegres de que el ser que amamos está bien aunque no esté a nuestro lado. Nos alegra saber que él o ella no son seres necesitados al igual que nosotros tampoco lo somos.

Cuando hablamos de ser una persona necesitada, es porque ella busca afuera de sí lo que realmente puede encontrar en su interior pero lo ignora o no sabe cómo hacerlo, entonces anda por la vida buscando llenar ese vacío interno.

Así que en primer lugar no confundamos una cosa con la otra. El amor puede transformarse en un compromiso de convivencia, de compartir cosas en común, una vida… Puede existir el compañerismo y por lo tanto ese compromiso mutuo se transforma en un acompañamiento si así lo desean de mutuo acuerdo. El amor acepta que cada quién sea como realmente es. Los vínculos son decisiones que no siempre están relacionadas al amor. Si el amor que das no te lo das también a ti, entonces ese amor no es real.
El apego está basado en creencias egoístas más relacionadas con la necesidad. El apego y la dependencia se asemejan más a la esclavitud que al amor. Dejamos de ser libres por propia decisión y pretendemos quitarle la libertad al otro. Somos responsables de nuestras situaciones de apego y dependencia, y así como lo creamos también lo podemos cambiar.

El apego y la dependencia están más ligados al dominio, a la opresión, al sometimiento, y al yugo. No está basado en la confianza sino en el miedo. Cuando dependemos de alguien vivimos con temor.

El apego está enraizado a nuestro miedo a la soledad, al no merecimiento, a la desvalorización. El amor parte primero del amor hacia sí mismo, que es la única manera de poder amar a otros. Si tienes en tu corazón amor, encontraras todos los corazones cargados de amor.

El apego y la dependencia se sanan a través del amor hacia uno y si ese amor no se logra porque no lo sentimos, no nos valoramos, comenzamos a sanar a nuestro niño interno que es donde se encuentran las heridas de abandono, de soledad, de maltrato, allí están todas nuestras memorias de no ser queribles, y valiosos.

No es necesario cambiar de pareja, lo que tienes que cambiar son tus actitudes, tus decisiones y sobre todo quererte. No es en el afuera el lugar a corregir. Es a través de ti que producirás el cambio en tu vida. Comienza por amar a tu niño interior, a consentirlo y brindarle seguridad.

Recuerda que el afuera solo es el reflejo de ti, de tus creencias y creas y atraes a tu vida aquello que está en ti.
Quién tiene que cambiar eres tú, tú eres la causa, el mundo, tus relaciones, serán el efecto y por ende también se transformarán. Eso sí, cambia el concepto que tienes de ti y sin expectativas verás como suceden los milagros.

No le temas al cambio porque el cambio es una función automática de la existencia y no hay nada que hacer para poder evitarlo. La adaptación al cambio y el desapego van de la mano, en cambio si te resistes, esto te trae sufrimiento. Dale la bienvenida con confianza al cambio y todo será para bien.

Tú eres la oruga que se convierte en mariposa, haz como ella, suelta los apegos para darle la bienvenida lo nuevo..
Si te das tanto amor como el que esperas de afuera, dejarás de sentirte dependiente y soltarás los apegos y la dependencia.

El agua se purifica fluyendo.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Anuncios

Enamorándome

Hay personas que encuentran a su pareja y se quedan juntas el resto de sus vidas, también hay aquellas que buscan pareja y aunque hayan tenido muchas relaciones no han encontrado estabilidad y brincan de una a otra durante cierto tiempo o años, quedándose solos y en una permanente búsqueda. Este escrito es para estas últimas personas, a las que en algún momento me parecí…

Por alguna razón que ignoramos y que realmente no es importante conocer, hemos pasado por la vida sin encontrar a esa persona que quisiéramos tener como compañero o compañera; hemos añorado estar acompañados e incluso soñado con esto porque enamorarse es una hermosa experiencia, y tener pareja nos parece el estado ideal.

Estar enamorados es la sensación más maravillosa que existe, cuando nos enamoramos lo que hacemos realmente es brillar, porque el objeto de nuestro amor por fin somos nosotros mismos, la otra persona solo refleja aquello que estamos descubriendo y admirando en nosotros. En ese momento se desvanecen las creencias negativas, las críticas y los juicios que hemos albergado hacia nosotros; nos sentimos el ser más maravilloso de la tierra; pocas cosas realmente nos importan y nada nos saca de esa luna de miel personal.

¿Te imaginas enamorarte de ti mismo cada vez que quieras sin necesidad de tener pareja? ¿Qué te lo impide? Cuando te enamoras ya no eres aquella persona con defectos y carencias que se siente sola, aislada del mundo, te aceptas completamente. El cuerpo responde a través de volvernos saludables. ¿Y necesitas a alguien para sentir todo esto? No, no. Solo tienes  que limpiar todas las creencias erróneas acerca de ti para amarte otra vez.

Cuando comienzas a amarte de nuevo, a aceptar tus partes oscuras y traerlas a la luz, tal vez entonces aparezca la persona perfecta para ser tu pareja. Tal vez sí o tal vez no, pero lo que sí te puedo asegurar es que no la vas a necesitar, ya no será la meta más importante de tu vida, ya no necesitarás escusas para sentirte vibrando con el amor porque por fin te tienes a ti.

Necesitar es un estado de dependencia, de sentir un vacío buscando con qué o con quién llenarlo. Acompañar es el estado ideal donde no necesitamos de nada porque ya estamos completos y tenemos tanto para dar como para recibir y por lo tanto, lo podemos compartir.

Si no sabes como amarte, comienza a mirar al mundo con amor, comienza a limpiar y a estar alerta a todo aquello que te dices mentalmente o que hablas de ti. Si te descubres hablando o pensando negativamente acerca de ti mismo, di para tus adentros: Te amo, Te amo, Te amo.

Amar a otros es amarte a ti mismo. Es abrirte al campo de todas las posibilidades. Es crear desde el corazón.

Algunas excusas que nos apartan del amor es pensar que amar duele; yo respondo a esas excusas que lo que duele no es el amor, es el apego, el amor es libre y es la fuerza que da vida.

Ofrece tu amor a otros sin distinción, de la misma manera que te gustaría recibirlo. Todo el amor que das, el universo te lo está devolviendo. Cuando miras con amor, la vida te sonríe y te inspira.

Amándome amo todo lo que existe.

Enamórate de ti, te lo mereces y es lo más importante para tu bien-estar..

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

 

Nube de etiquetas