Conviértete en el creador de tus propios milagros . . .

Entradas etiquetadas como ‘dinero’

Las bendiciones de lo “malo”.

2a

Durante los fines de semana que no salgo fuera de la ciudad me gusta aprovecharlos para hacer algunas compras de productos especiales, que no se consiguen en los automercados. Los sábados por la mañana improvisan un mercado en una calle del vecindario dónde venden productos artesanales, pescado y verduras frescas. Los domingos temprano, suelo ir al mercado de los chinos dónde encuentro leche de soya ,dulces y variedades de verduras diferentes a las habituales.

Este fin de semana pasado, específicamente el sábado, me dirigía acompañada de la señora que cocina en mi casa al mercado cuando me percaté que no tenía suficiente efectivo y entonces nos dirigimos al banco, concretamente a un cajero automático.

Yo me bajé del carro apresuradamente ya que estaba mal estacionada y cómo es usual, los días en los cuales los bancos están cerrados, hay otras personas merodeando los cajeros. Esperé mi turno y procedí a colocar mi tarjeta de débito en la ranura. Apenas introduje la tarjeta, la máquina arrojó un mensaje que indicaba que mi clave estaba vencida y tenía que cambiarla. Entonces coloqué una nueva pero al hacerlo, cometí un error e inmediatamente se bloqueó la tarjeta. No podía hacer nada, no iba a poder retirar el dinero y tampoco iba a poder pagar con la tarjeta en ningún establecimiento.

Me retiré molesta ya que mis expectativas quedaron frustradas. Apenas me dirigía hacia el carro, uno de los chicos que aún rondaba cerca del cajero me llamo para decirme que había retirado la tarjeta sin cancelar la operación, por lo tanto sin pensar regresé, la volví a introducir y le di al botón de cancelar. Luego me retiré aun molesta.

La señora que me acompañaba, desde el carro miró lo sucedido y me comentó una vez que me subí al vehículo que se preocupó cuando vio que me habían llamado y yo había regresado en dirección hacia ellos. Entonces yo le respondí –no hay que vivir con temor, no hay que pensar negativamente – y nos marchamos.

Mi ida al mercado no resultó tan infructuosa ya que los vendedores de “delicatessen” me conocían y mis compras las pude cancelar con la chequera.

Por la tarde llamé al banco y me suministraron una nueva clave telefónica, entonces volví al cajero para restablecer mi tarjeta con una nueva clave de usuario y para mi sorpresa la máquina me volvió a indicar que no podía realizar ninguna operación. Este procedimiento lo intenté nuevamente el día domingo con el mismo resultado.

El día lunes fui al banco y allí también me ayudaron borrando las claves anteriores pero al intentarlo de nuevo en el cajero adyacente, el mensaje era el mismo: “Usted no puede realizar esta operación”. La asistente que me había atendido me sugirió dirigirme al supervisor y en cuanto me atiende, le entrego mi tarjeta de débito, y él la mira detenidamente y me mira y dice:

—Qué extraño, su tarjeta no tiene su nombre impreso — en el momento no caí en cuenta pero tomé la tarjeta en mis manos y al mirar los números que ya conocía de memoria dije —Esta no es mi tarjeta— entones el supervisor me dijo —Señora usted tuvo suerte que su tarjeta se bloqueó en el cajero, si no, le hubiesen sacado todo su dinero de la cuenta.–

Esta fue una maravillosa lección para mí. Me enseño que lo que parece malo puede estar lleno de bendiciones escondidas, y que nada es lo que parece. Muchas veces juzgamos cómo malas las circunstancias y luego resultan una bendición. A veces un mal menor nos protege de otro mayor, por eso es que me digo “Todo lo que sucede es perfecto” todas son lecciones. Tal vez mi falta de temor y despreocupación ante los hombres que “no sé cómo” me cambiaron la tarjeta. Tal vez por andar confiada en la vida, no resultó peor, en todo caso mi conclusión fue que nada es tan malo como parece, lo que juzgamos como malo puede resultar ser lo mejor que nos podría ocurrir en ciertas circunstancias. Tal vez lo que me aconteció, sucedió para escribir y compartir esta historia contigo.

Al final, salí del banco repitiendo mentalmente Gracias, Gracias, Gracias agradecida y me marché contenta y aliviada.

Gracias por leerme

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

1000-icon-facebook

“Todos los días inspírate dándole Like al Facebook”

Anuncios

Viviendo en abundancia

03b73847108511637d95bc359896b410Cuando hablamos de abundancia para la mayoría de nosotros, el primer pensamiento que nos viene a la mente es acerca del dinero y sobre cuánto tenemos en el banco, y cuanto nos gustaría tener. Pero queridos amigos, la abundancia es mucho más que el dinero, puedes tener abundante salud o escasa y entonces no podrías disfrutar de los regalos de la vida. Puedes tener tiempo en abundancia para disfrutar de la compañía de tus seres queridos o tiempo para disponer de tu dinero o puedes tener escaso tiempo para disfrutar ambas cosas por estar muy ocupado.

Puedes ser un ser abundante en tantas cosas, que ya el dinero no sea necesario para ti. Tal vez eres ya abundante pero no lo reconces, no te das cuenta o simplemente no lo estás apreciando.

¿Estás viviendo la abundancia, o estás luchando contra la carencia y deseando ser abundante? Hay abundancia en tu vida de todo, ¿pero cuál estás eligiendo? ¿Están eligiendo una abundancia de dinero, o están eligiendo una abundancia de carencia?

Es importante para comenzar a ser abundante, dejar de colocar la atención en lo que te falta y simultaneamente apreciar y agradecer aquello que ya tienes. Es necesario que sepas que aun cuando no veas reflejada en tu realidad la abundancia, al apreciar y al agradecer todo lo que ya tienes, puedes tener la certeza de que aquello que no es visible ahora, ya está en camino hacia ti…

El universo es abundante, nada más mira las estrellas, las plantas, la vida por doquier. El aire y el agua. Si no llueve donde tú te encuentras, en algún lugar está lloviendo ahora. En realidad todo lo que necesitas para ser feliz ya lo tienes en este instante pero tu mente cree que le hace falta algo. Puede que no lo veas porque tu atención está focalizada en lo que está mal o lo que no tienes, sin prestar atención a lo que está bien, a lo que ya está en tu vida pero no lo estás agradeciendo.

Cuando estamos enfocados en lo que nos falta, el universo nos complace y eso es lo que nos muestra a cada paso. No es que la abundancia no exista sino que no estamos sintonizados a ella. Entonces no está disponible para nosotros, se vuenlve invisible. No está en nuestra experiencia.

Para sentirte abundante, tienes que comenzar por actuar como un ser abundante, tienes que darte a ti mismo lo que mereces. Si quieres que tu cuerpo esté sano tienes que tratarlo como si estuviera sano, en lugar de tratarlo como si estuviera enfermo. Aquello en lo que no crees, no puede aparecer en tu realidad.

Eres parte de la fuente y la fuente te dará lo que estes dispuesto a recibir. El cambio debe ser desde adentro, desde la apreciación y la gratitud. Tu esencia divina está aquí para traer la gran abundancia que es tu estado natural. Pero no puede hacerlo a menos que estés dispuesto a soltar y dejar que suceda. Cuando estas enfocado en el caos, cuando estás enfocado en tratar de arreglar tu vida, lo único que puedes atraer a tu vida es más caos. Cuando estás enfocado en lograr la perfección, lo único que puede entrar en tu vida es más imperfección. No te percibas a ti mismo como carente , desde la visón de estar incompleto buscando algo que te ayude a alcanzar la felicidad. Todo se resuelve desde tu interior, nada está afuera, los cambios se realizan desde adentro, percibiéndote como un ser completo, perfecto que lo posee todo para ser feliz y actuar en consecuencia.

No puedes crear abundancia cuando te percibes a ti mismo, limitado, coartado, y no merecedor. Va en contra de las leyes del universo. Va en contra de todo lo que existe. Simplemente no es posible. Primero tienes que liberarte de la imagen de ti que te hace creer que tu no vales, no puedes, no mereces y aprender a usar tu poder creador. Tú puedes, querido amigo, es una elección sencilla. Tienes que vivir como un ser abundante.

A continuación te daré algunos tips que te ayuadaran a manifestarabundancia.

¬ Cuando retienes y no compartes, no fluye para ti aquello que más deseas. Suelta y confía que la abundancia está ya en ti. La manera más fácil de obtener lo que deseamos es ayudar a los demás a conseguir lo que ellos desean. Cuanto más demos más recibiremos, porque mantendremos la abundancia del universo circulando en nuestra vida. La abundancia es como un musculo que si no lo ejercitas en ambos sentidos, se atrofia, tienes que creer, y parcticar el dar y recibir, esa es la manera de ejercitarla. Descubre el placer de dar en vez de dar para recibir y eso cambiará tu abundancia. Recibe sin sentirte comprometido, sin obligacíon. El dar y recibir deben de bailar el vals al son de la música de tu corazón. La pobreza no es solo falta de dinero, es falta de cualquier cosa que no fluye libremente porque estas bloqueándolo con tus pensamientos. El dinero si lo retienes igual se va, si lo sueltas sin apegos, vuelve a ti sin resistencia.

¬ Cada vez que cuentas una historia sobre un dolor en tu pasado, alguna pérdida, o sobre una limitación vieja que has experimentado, la vuelves real ahora en tu momento presente y mantienes alejada la abundancia que es tuya por naturaleza.

¬ Cambia tu noción de que es necesario competir para tener por “es bueno compartir”. Si piensas que hay que hacer esfuerzos para conseguir abundancia, cuando te encuentres cansado, sufrirás de escasez. Las creencias que tengas, las puedes cambiar o borrar. Ellas te limitan.

¬ Enfócate en lo positivo, lo agradable, ya sea que tome la forma de flores a lo largo de tu camino, o que el día amaneció con un radiante sol o una lluvia fresca, o el saludo de una vieja amistad; todo es lo mismo, cuando te enfocas en lo que está ahí, en la abundancia que tienes, entonces tu estado natural de abundancia comenzará a aparecer en todas las diferentes áreas, posiblemente también en tu cuenta bancaria.

¬ No te olvides de ti, si vas a regalar algo, también hazlo para ti y regálate lo mejor.

¬ Eres un ser totalmente abundante, necesitas permitir y disfrutar con alegría lo que es en el ahora y no lo que será en el futuro, para experimentar la abundancia.

¬ Haz lo que amas. Cuando nos conectamos con aquello que amamos, nuestra vibración aumenta y nos conectamos al campo de todas las posibilidades donde suceden los milagros.

¬ Ten la certeza de que aquello que no está ahora en tu realidad, ya está en camino. Cuando dices “No tengo dinero”, diluyes la posibilidad de que esté en camino hacia ti. Ese dinero se detiene sin importar si lo dijiste como excusa. Da la vuelta y se va en otra dirección porque verbalmente no se s le dio la bienvenida.

Te ofrezco mucha más información acerca de este tema en el próximo libro que está  por nacer. Está en camino a hacerse real… muy pronto.

Gracias por leerme y te deseo una absoluta abundancia en tu experiencia.

Te amo.

Jocelyne Ramniceanu

 

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Vaciándonos

DSC00513Recuerdo a mi abuela cuando aún era una niña como esmeradamente me enseñaba a guardar minuciosamente los objetos, las tazas de té para ocasiones especiales, la vajilla de lujo, los candelabros y pequeñas joyas que jamás utilizó. El dinero lo envolvía en un pañuelo y lo escondía, y con mucha paciencia me explicaba que tenía que ahorrar para el futuro, quien sabe, tal vez una enfermedad, lo iba a necesitar. Pero también guardaba objetos que nunca usaba, reliquias que logró rescatar de la inclemencia de los años, de su mamá, abuela y recuerdos familiares. Todas estas cosas llenaban sus armarios. Era imposible aventurarse en ellos. Era como prepararse para ir a una expedición tratar de buscar algo en su closet, además, ella celosamente cuidaba que nadie hurgara en sus pertenencias. Al fallecer, nos dimos cuenta que casi todo había desaparecido en manos de las sirvientas que la cuidaron en sus últimos años ya que ella enfermó, como lo había previsto y tuvo que ser cuidada por mujeres contratadas para que se hicieran cargo de ella porque su enfermedad, (Arterioesclerosis ) la dejo postrada, pero además sin memoria.

Mi madre al igual que la suya, también guardaba objetos celosamente, y en algo más se asemejaban y era en su preocupación por las enfermedades. De niña una manera que ella encontraba fácil para expresar su amor era cuidándome a mí y a mi hermano para que no nos resfriáramos. Hasta el día de hoy su afecto lo demuestra a través de la preocupación a que su descendencia se encuentre libre de contaminación y bacterias. Lamentablemente ella también sufre un sinfín de enfermedades y es una fiel seguidora de los medicamentos y los doctores.

El habito de juntar objetos inútiles hasta no hace mucho tiempo era parte de mi vida y de mi sistema de creencias, siempre esperando por un futuro que nunca llegaba. Guardé bandejas y vajillas que obtuve como regalo de bodas hace ya 30 años e hice un closet especial para ellas cuando tal vez las usé 2 o 3 veces a lo sumo, en su larga existencia. También tenía depositada ropa guardada para cuando adelgace o para cuando engorde, o para quien sabe que…. He encontrado que los closets para mí no hacen otra cosa distinta que lo que hace mi subconsciente, allí deposito todo, todo lo que creo que algún día será útil, incluso aparatos que no funcionan por si algún día se me antoja repararlos, cuadernos y libros que jamás leeré, y me olvido de ellos como me olvido del pasado pero al abrir sus puertas, allí está el baúl de los recuerdos del que difícilmente he estado permitiéndome desapegarme.

Lo mismo ocurre con el dinero, juntarlo para un futuro no ha servido de nada, porque ese futuro no era claro, era mi manera de sentirme protegida como mi abuela me decía pero lo necesitaba a cada instante, surgían nuevas deudas, imprevistos, una nueva obligación, un nuevo antojo, un gasto inesperado. No había manera de acumular sin un objetivo preciso. Carencia de una meta o una razón de fuerza mayor para reunir. El dinero como tal es para que circule, no es para tenerlo guardado. Es como el agua que necesita libertad, si no tiene por donde salir, se desborda, revienta la represa y sigue su camino. Es como la arena que está allí en abundancia, te puedes llenar de ella pero no la puedes aprisionar con el puño cerrado.

El dinero se escurre, y no es la idea retenerlo sino confiar en que llegara más, de manera abundante y suficiente. Eso de juntar dinero y objetos para algún día, quien sabe cuándo es una creencia limitante. Juntar dinero para no gastarlo por el temor a que en el futuro no alcanzará o lo necesitaras viene de las creencias de escasez, de no confiar en el fluir de la vida, de controlar lo incontrolable, del temor.

Sal de la ropa, los zapatos viejos guardados, los muebles que ya no usas, o los utensilios y todas esas cosas que sueles guardar en vano y que sabes que estarías más ligero sin ellos.

¿Que mas guardas? Además de enseres, objetos, libros etc. ¿Qué guardas dentro de ti que no quieres soltar? ¿Que creencias, pensamientos, opiniones y juicios están aún dentro de ti? ¿Qué tristezas, rencores, resentimientos, culpas, y recuerdos que no has querido dejar ir? ¿Tienes el hábito de guardar todo esto dentro de ti?¿Guardas el recuerdo de un viejo amor?

No lo hagas, no estás permitiendo que lo nuevo y bueno llegue a tu vida. Debes vaciar la copa para que esta sea llenada otra vez. Tienes que vaciarte completamente de lo viejo e inservible para que te llegue la prosperidad, las alegrías, el amor y la serenidad. Es necesario que dejes un vacío para ser llenado de nuevo, de lo contrario nada puede entrar. Somos un recipiente de experiencias que se repiten si no nos vaciamos.

Deshazte de todo aquello que no te sirve para que la prosperidad llegue a ti. Ese vacío es quién creará la fuerza necesaria para atraer nuevas cosas, y experiencias hacia ti. El vacío invariablemente es llenado una y otra vez por lo nuevo y diferente mientras continúes desapegado a lo previo y existente.

Mientras te aferres a lo viejo e inútil no hay manera de tener nuevas y diferentes oportunidades.

La vida es un cambio constante y nosotros fuimos entrenados para retener, ya sea información, dinero, resentimientos, objetos etc. Para comenzar a liberarnos y vaciarnos podemos comenzar por abrir nuestros closets y cajones y deshacernos de todo lo que no nos sirve, incluso muebles y aparatos. Si tienes más de dos años sin usar algo, es porque no lo necesitas, y es el momento de dejar que circule, regálalo, deja que pase a otras manos que tal vez le darán uso. Desapégate de esos objetos y confía que lo nuevo viene a ti. Veras que te sientes mucho más ligero. Si no lo quieres regalar, los puedes vender pero has que cambie de manos, libérate de las viejas energías y los recuerdos asociados. Los bienes necesitan circular, si no sueltas el pasado, tus manos estarán ocupadas cuando llegue el futuro.

Vive como el agua, observa como la naturaleza actúa, y se flexible como ella, fluye, no te estanques porque el agua estancada se pudre, lo mismo sucede con nosotros, nos marchitamos si no estamos abiertos al constante cambio. La repetición de lo viejo nos mantiene tristes, deprimidos y enfermos.

Si sigues guardando serás esclavo de tus recuerdos y objetos materiales, tu vida estará encadenada.

Guardar es un mensaje claro y nítido al universo, “No confió en mi poder de crear”, “Tengo miedo”, “La vida es incierta” “Le temo al futuro”- Con estos mensajes estas decretando carencias en tu vida y a tu subconsciente le estas enviando un mensaje claro, y es que no confías en el mañana y que no eres merecedor de lo nuevo y bueno para ti, y así refuerzas tus creencias guardando aquello que es inútil para ti.
Deshazte de todo lo que ya no te sirve y no necesitas .Deja que lo nuevo llegue a tu hogar, a tu vida, una nueva relación, un nuevo carro, un nuevo trabajo, nuevas sorpresas…. Date una nueva oportunidad. Para esto necesitas vaciarte de nuevo, soltar los viejos hábitos, las viejas formas de pensar. Deja que todo fluya.

Las personas viejas se encorvan no tanto por la gravedad como por el peso de sus cargas, de sus memorias.

Tendremos un nuevo sistema operativo basado en el amor solo cuando logremos deshacernos del viejo sistema de creencias basado en el temor, en la preocupación, en el miedo, en la pérdida y en la escasez. No necesitamos retener cuando confiamos en el flujo natural de la vida. Haz como el río que aunque encuentre una piedra en su camino, sigue invariablemente fluyendo. Suelta los apegos, el agua se purifica fluyendo y tú y yo también.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

 

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Un día cualquiera.

Un día como cualquier otro, dos niños llegaron al mundo, ambos eran perfectos como todos, uno de ellos llego a una familia que se encontraba en medio de una crisis económica y existencial, el otro llego al nicho de una pareja de enamorados que no pasaban de un año de convivencia. El primero era varón y se llamaba Eco y la segunda era una niña y se le llamó Ena. Eco y Ena crecieron juntos y fueron a la misma escuela, estudiaban en el mismo salón y eran buenos compañeros.

Eco y Ena solían hacer las tareas juntos en la escuela y un buen día hubo un concurso donde todos los alumnos participaron. Todos los niños tenían que escribir acerca de su sueño, lo que ellos anhelaban convertirse. Todos crearon el personaje ideal que querían ser.

Eco quería ser un magnate, quería reunir tantas posesiones como le fuera posible, pero no sabía que haría con ellas. Únicamente le interesaba acumular pero no encontraba en su guion si regalar, compartir lo que poseía o simplemente tener. Era lo que sus padres añoraban, mucha abundancia. Lo que veía en casa.

Ena pensaba en casarse algún día y tener muchos hijos, ocuparse de la casa y criarlos. No tenia mas nada en mente, no creía que algo más le diera tanta felicidad como el ser esposa y madre a la vez. Era lo único que le importaba, ser igual a su mamá.

El jurado para decidir quién sería el ganador le pregunto a cada uno, que necesitaban para ser felices y cómo pensaban alcanzar esa felicidad.

Cuando le toco el turno a Eco, él dijo que necesitaría a una excelente esposa que cuidara de sus hijos mientras el estaría muy ocupado acumulando fortunas.

Luego le llego el turno a Ena, y ella se quedo muy pensativa, y después de un rato llego a la conclusión que necesitaría un esposo muy acaudalado para poder mantener a todos sus hijos y una hermosa casa.

Cuando ambos se hicieron adultos, se casaron, y el sueño de uno fue apoyado por el sueño del otro. Tuvieron hijos mientras estaban enamorados.

Ena se convirtió en una excelente cocinera, y mantenía la casa muy aseada, a los hijos bien vestidos y nutridos. Era feliz mientras tenia de quien ocuparse. Por su parte Eco, se convirtió en un hombre próspero y permanecía mucho tiempo ocupado trabajando. Sus éxitos los compartía con sus compañeros y otros empresarios, hombres de negocios, y empleados.

Cuando los hijos crecieron y se marcharon a la escuela Ena comenzó a sentirse muy solitaria y buscaba la compañía de Eco, pero el no tenía tiempo para ella. El estaba muy ocupado y estaba acumulando. Nunca habían compartido. Entonces comenzaron los problemas. Todo se inicio con una crisis existencial, Ena se sentía sola y desanimada, no encontraba el sentido a su vida y luego esto fue afectando los negocios de Eco a tal punto que el ya no tenía cabeza para concentrarse en su trabajo, Ena lo atormentaba, llevándole a la infidelidad, a la bancarrota y por ultimo al divorcio.

Ellos olvidaron algo en sus planes de niños, olvidaron que la vida es todo lo que tú haces de ella.

Nosotros muchas veces deseamos cosas que luego obtenemos, tratamos de llenar nuestro vacio con metas, con personas y con cosas para luego darnos cuenta que para ser felices no necesitamos nada más que serlo. Ser feliz no está a la vuelta de la esquina, ni más adelante, no necesitamos alcanzar metas, ni casarnos o tener mucho dinero, ser feliz es una decisión que se puede tomar para vivir ahora mismo, en este mismo instante. Tú puedes ser feliz ahora, no esperes a mañana, no importa que no hayas logrado todo lo que quieres, todo eso es una ilusión para postergar lo que puedes hacer ahora.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Nube de etiquetas