Conviértete en el creador de tus propios milagros . . .

Entradas etiquetadas como ‘feliz’

Un día cualquiera.

Un día como cualquier otro, dos niños llegaron al mundo, ambos eran perfectos como todos, uno de ellos llego a una familia que se encontraba en medio de una crisis económica y existencial, el otro llego al nicho de una pareja de enamorados que no pasaban de un año de convivencia. El primero era varón y se llamaba Eco y la segunda era una niña y se le llamó Ena. Eco y Ena crecieron juntos y fueron a la misma escuela, estudiaban en el mismo salón y eran buenos compañeros.

Eco y Ena solían hacer las tareas juntos en la escuela y un buen día hubo un concurso donde todos los alumnos participaron. Todos los niños tenían que escribir acerca de su sueño, lo que ellos anhelaban convertirse. Todos crearon el personaje ideal que querían ser.

Eco quería ser un magnate, quería reunir tantas posesiones como le fuera posible, pero no sabía que haría con ellas. Únicamente le interesaba acumular pero no encontraba en su guion si regalar, compartir lo que poseía o simplemente tener. Era lo que sus padres añoraban, mucha abundancia. Lo que veía en casa.

Ena pensaba en casarse algún día y tener muchos hijos, ocuparse de la casa y criarlos. No tenia mas nada en mente, no creía que algo más le diera tanta felicidad como el ser esposa y madre a la vez. Era lo único que le importaba, ser igual a su mamá.

El jurado para decidir quién sería el ganador le pregunto a cada uno, que necesitaban para ser felices y cómo pensaban alcanzar esa felicidad.

Cuando le toco el turno a Eco, él dijo que necesitaría a una excelente esposa que cuidara de sus hijos mientras el estaría muy ocupado acumulando fortunas.

Luego le llego el turno a Ena, y ella se quedo muy pensativa, y después de un rato llego a la conclusión que necesitaría un esposo muy acaudalado para poder mantener a todos sus hijos y una hermosa casa.

Cuando ambos se hicieron adultos, se casaron, y el sueño de uno fue apoyado por el sueño del otro. Tuvieron hijos mientras estaban enamorados.

Ena se convirtió en una excelente cocinera, y mantenía la casa muy aseada, a los hijos bien vestidos y nutridos. Era feliz mientras tenia de quien ocuparse. Por su parte Eco, se convirtió en un hombre próspero y permanecía mucho tiempo ocupado trabajando. Sus éxitos los compartía con sus compañeros y otros empresarios, hombres de negocios, y empleados.

Cuando los hijos crecieron y se marcharon a la escuela Ena comenzó a sentirse muy solitaria y buscaba la compañía de Eco, pero el no tenía tiempo para ella. El estaba muy ocupado y estaba acumulando. Nunca habían compartido. Entonces comenzaron los problemas. Todo se inicio con una crisis existencial, Ena se sentía sola y desanimada, no encontraba el sentido a su vida y luego esto fue afectando los negocios de Eco a tal punto que el ya no tenía cabeza para concentrarse en su trabajo, Ena lo atormentaba, llevándole a la infidelidad, a la bancarrota y por ultimo al divorcio.

Ellos olvidaron algo en sus planes de niños, olvidaron que la vida es todo lo que tú haces de ella.

Nosotros muchas veces deseamos cosas que luego obtenemos, tratamos de llenar nuestro vacio con metas, con personas y con cosas para luego darnos cuenta que para ser felices no necesitamos nada más que serlo. Ser feliz no está a la vuelta de la esquina, ni más adelante, no necesitamos alcanzar metas, ni casarnos o tener mucho dinero, ser feliz es una decisión que se puede tomar para vivir ahora mismo, en este mismo instante. Tú puedes ser feliz ahora, no esperes a mañana, no importa que no hayas logrado todo lo que quieres, todo eso es una ilusión para postergar lo que puedes hacer ahora.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

De regreso a casa

Una amiga me pidió que escribiera sobre la muerte, y yo me resistí durante varios días, es un tema difícil para mí y donde juntos compartimos muchas memorias. Al fin hoy comenzó a fluir. Sentí que lo debo hacer porque es una necesidad ver la muerte de otra manera, sin  miedo.

Todos tenemos algún familiar y personas allegadas que se han ido y nos hemos quedado paralizados y entristecidos por la perdida.

La muerte, además de el vacio que nos ocasiona, la asociamos con el dolor físico de la persona que nos deja y con el dolor emocional de quienes nos quedamos. Tenemos muy arraigadas las memorias de dolor y sufrimiento  y nos puede  ayudar comprender que la muerte no es un final y siempre es una liberación.

Tenemos la impresión de que todos estamos separados y la muerte física nos hace creer en esta ilusión.

Mi propósito al escribir sobre este tema es ayudarnos a cambiar nuestras creencias y sustituirlas por nuestro entendimiento de lo que es una transición, una transformación, y quizás una evolución en algo superior.

Todos hemos oído hablar y muchos de nosotros tenemos algunas experiencias acerca del espiritismo, de las regresiones, de la comunicación con seres de  otros planos, de memorias de vidas anteriores, y canalizaciones, y yo he presenciado algunas de estas experiencias y no me cabe ninguna duda que estas son reales. Todos podemos experimentar cierto tipo de contacto si nos preparamos y logramos modificar nuestras frecuencias para acceder a otros planos de consciencia.

Entonces la muerte como tal no existe, solo es una transformación del estado físico al etéreo. El yo esencial se libera, y la muerte, es el nacimiento de una nueva aventura. Un nuevo cambio.

Tenemos  ilusiones enormes que nos confunden. Creemos que somos un cuerpo y no un alma, cuando el cuerpo es el instrumento de la vida y este se acaba con la muerte, el alma sigue su camino de transformación. Nunca es un final, es un nuevo comienzo.

Hemos aprendido que la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma. La vida es una aventura, pero lo que hay después de la vida también lo es.

El apego es natural y cuando un ser querido se va, nos deja un gran vacío, y ese sentimiento lo proyectamos en el ser que se fue, lo imaginamos sufriendo antes y después, mas no es así, ese ser ahora está absolutamente libre para su siguiente aventura.

En las creencias que conservamos  por lo general La muerte no es el enemigo, nuestro enemigo  es el miedo a la muerte.

Tenemos que cambiar y enseñar a las personas que están cerca de la muerte a perder el miedo, y a recibir lo que vendrá con alegría, esa es una hermosa tarea que rara vez emprendemos. El miedo a la muerte entonces desaparecerá. El estado de ánimo será tal que le dará la bienvenida  ¿Qué va a suceder?  Será capaz de dejar que suceda y no habrá preocupaciones.

Recuerda el amor es dejar libre al otro, intenta soltar el apego, por difícil que parezca y nunca olvides,  la separación es solo una ilusión. Tómalo como un viaje de aventuras a tierras lejanas con la certeza  que la persona que se marcha, se va en paz.

Desde el momento en que nacemos comenzamos a morir lentamente. ¿Alguna vez te has preguntado quien  o que eras antes de nacer?  La muerte solo es el regreso a casa. Entonces ¿porque no vivir la vida como un corto viaje de aventuras en vez de tomarlo tan en serio? ¿A quién no le has dado amor y de quien no te has despedido? Agradece a quienes te han acompañado, y a aquellos que aunque no te hayan agradado, te han ayudado a descubrir acerca de ti.

Todos estamos unidos y entrelazados aunque no lo podamos percibir y tan solo estamos experimentando distintas facetas del ser, somos parte de la totalidad, somos la fuente experimentándose a sí misma.

Pierde el miedo y entrégate al amor, es el único camino a la paz, es la única manera para que tu aventura mientras dure, te traiga felicidad. Siempre regresaremos a casa.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Nube de etiquetas