Conviértete en el creador de tus propios milagros . . .

Entradas etiquetadas como ‘ho’oponopono’

El niño interior

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hace un tiempo escribí sobre el niño interior y ofrecí una meditación que podían realizar, ubicada en el artículo llamado Honrando a nuestro niño interior , pero no me había percatado de la magnitud de su importancia tanto en mí como en las personas que vienen a realizar las terapias de Desbloqueo Energético. Noté que invariablemente los dolores corporales,  la rigidez, los temores, la tristeza y la ira reprimida, todas estas manifestaciones salen a flote durante las terapias y siempre están relacionadas con asuntos pendientes de nuestra infancia y más allá.

Para quienes no saben, el niño interior es nuestro subconsciente, aquella parte donde quedaron registradas todas las situaciones de dolor, traumas, creencias y emociones como también las experiencias agradables.

Una parte de nosotros quedó congelada en ese estado, en esas experiencias mientras fuimos creciendo y aprendiendo a sobrevivir. Todos tenemos un niño herido, unos más que otros, que fue lastimado en algún momento de su desarrollo. Estas heridas se manifiestan constantemente en nuestra vida adulta.

Esa parte nuestra quedó olvidada y abandonada. Esa es la parte que aprendió a protegernos reaccionando a las situaciones similares o a cualquier eventualidad que pueda causarnos nuevamente daño. A nuestro niño lo ignoramos totalmente, desconociendo el origen de las decisiones que fueron tomadas tempranamente y que hoy en día ya no nos resultan útiles y más bien nos causan problemas. Olvidamos las causas que dieron origen  a nuestros patrones de conducta y de qué manera remediarlo.

Hoy en día necesitamos desaprender aquello que perpetuamos en conductas negativas una y otra vez o aquello que nos hace atraer relaciones nocivas a nuestra vida para poder fluir libremente.

¿Qué necesita nuestro niño interno para colaborar con nosotros y soltar esos patrones de conducta, esos programas y reacciones? Aquello que andamos buscando en el mundo, es justamente aquello que necesitamos de nosotros mismos, la aceptación, la seguridad, sentirnos valiosos, la compañía, la confianza, pero sobre todo amor.

No podemos sentir amor verdadero hacia el mundo si no se lo damos primero a nuestro niño interno.  No podemos dar lo que no poseemos. Entonces sin saber andamos por la vida como seres necesitados buscando ser rescatados o buscando relaciones donde rescatemos a otros para sentirnos importantes y valiosos. Pero ocurre que no podemos obtener aquello que necesitamos tampoco de quién no lo puede dar; porque somos nosotros quienes tenemos que completarnos. No somos la media naranja buscando la otra mitad. Siendo seres completos podemos disfrutar del amor sin condiciones, sin necesitar que otros nos den aquello que nos falta.

Las relaciones no se basan en conseguir quien nos complete sino en quién nos acompañe.

Al relacionarnos nuevamente con nuestro niño interno, tenemos que ganarnos su confianza, darle todo aquello que necesita para sanar sus heridas y dejar ir aquello que lo hirió. Así nos liberamos del resentimiento, del temor, y de la tristeza, también de memorias de abandono o abuso. Es allí cuando realizamos el verdadero perdón, dejando ir, soltando lo que nos amarraba a un recuerdo.

Cuando en el ahora, sanamos nuestro niño interior, no solo estamos cambiando nuestro futuro, también nuestro pasado se transforma.

Nuestro niño interior vuelve a ser un niño sano, alegre, curioso, seguro confiado y juguetón. Y así experimentaremos la vida nuevamente.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Anuncios

De clarividente a creadora de realidades.

hibiscus 4Recientemente dicté un taller en la ciudad de Caracas y era el primero que dictaba después que mi hijo partió a otro plano de existencia. Me sentía muy triste y había decidido no llorar previamente para que las lágrimas no inflamaran mis ojos. Pero había una idea en mi mente que rondaba; se trataba de cómo podría enfrentar el hecho de si me llegaría a enfermar  justo antes o durante el taller.

De alguna manera me sentía débil y triste. No me encontraba en armonía ni alineada con mí ser.

El día previo al taller me enfermé. La fiebre me subió sin explicación. Pensé suspenderlo, pero sabía que venían personas de otras ciudades y no las podía dejar plantadas a tan solo pocas horas del evento. Sorpresivamente se iban inscribiendo más y más personas, hasta que temí que no entrarían en el lugar. La fiebre no bajaba. Durante el primer par de horas no me fue fácil pero me sobrepuse a la temperatura y a la baja energía. Sabía aunque no entendía como, que yo había creado mi enfermedad, y era mi responsabilidad asumirla. Después de media mañana, me sentí más aliviada y agradecida.

El origen de la enfermedad no está en el cuerpo, viene de nuestras creencias, y solo cuando las transformamos, nos sanamos. Las enfermedades se producen por los pensamientos negativos y las emociones retenidas. El sufrimiento suprimido es responsable de muchas enfermedades, el dolor hay que sentirlo, darle la bienvenida y dejarlo ir, gracias dolor por mostrarme que estoy en desarmonía en mí ser. La enfermedad es nuestro aliado, no nuestro enemigo, solo nos avisa que algo en nuestro cuerpo-mente no está bien. Si reaccionamos a ella sin comprender el mensaje, nada hacemos, si aceptamos y agradecemos constantemente, comenzamos a encontrar de nuevo la paz.

Nuestro cuerpo-vehículo reacciona de acuerdo a la mente, pero también tiene la capacidad de sanarse a sí mismo cuando las condiciones cambian.

Luego tomando responsabilidad me curé.

Otra situación que ocurrió relacionada a mis pensamientos, igual de dramática fue la siguiente:

Hace muy pocos días tomé las precauciones de cerrar mejor la puerta de la casa ya que faltaba un portero en el edificio. Siempre viví confiada y así me sentía hasta hace un par de días, que tuve lo que creía era una corazonada acerca de la seguridad en el edificio.

Ayer para mí sorpresa y ver como se cumplían mis presentimientos, entró una banda en el edificio a robar, sometiendo a dos de mis vecinos de distintos apartamentos y pude constatar cómo mis temores se hacían realidad.

En otra época me hubiese atribuido con esta y otras “casualidades” recientes,  facultades de adivina o clarividente. Pero hoy en día comprendo como soy la creadora de mi realidad y que debo estar pendiente de limpiar mis temores, y cualquier pensamiento que me quite la paz.

Cuando alguien viene a contarnos algo acerca de su enfermedad, eso ya está en nosotros y debemos de limpiar, no importa que aparentemente no tenga nada que ver con uno. Si alguien o digamos en la televisión oímos y vemos noticias acerca de la inseguridad, eso ya está en nosotros también. Nada aparece que no esté en nuestro sistema de creencias. Si no nos hacemos cargo, estos pensamientos se manifiestan de una u otra manera.

Es nuestra responsabilidad eso que estamos creando. Todo lo que aparentemente es externo a nosotros y le está ocurriendo a otros o lo estamos notando, desde el momento que entra en nuestra percepción, es nuestro.

Da igual si le ocurre al vecino o nos ocurre a nosotros, da lo mismo si nos lo cuentan o lo vivimos, sigue siendo parte de nuestro programa y tenemos que limpiarlo para que este se borre, tome el tiempo que deba tomar. Nada se limpia al instante y menos si luego volvemos a pensar en ello. Es un trabajo de por vida, es una manera de vivir la vida.

Somos responsables de todo lo que ocurre en nuestras vidas o en la de aquellos que aparezcan en nuestra pantalla.

Si todo el día repetimos en silencio, Te Amo y Gracias, no pueden entrar los pensamientos de desamor. Ellos irán lentamente desapareciendo al sintonizarnos a frecuencias más elevadas. También utilizar la frase “Lo siento, perdóname por aquello que hay en mí que está creando esto” es mágica.

Al hacerlo con frecuencia, comenzamos a sentir paz, es como si retomáramos nuestra conexión con Dios dejando de lado  nuestra programación, y realmente sentimos como ocurren milagros.

Repito una y otra vez en mi mente, TE AMO dirigiéndome a la Divinidad para que detenga mi charla mental.

Cuando limpiamos nos damos cuenta que no somos nuestra mente, ella forma parte de nosotros y la podemos calmar.

El silencio en nuestra mente permite que nos llegue la inspiración y que todo lo que es perfecto ocurra en nosotros.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

 

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Ho’oponopono

Ulysses butterfly on hibiscus - Scenes from the tropics

Beneficios del Ho’oponopono

Mediante la práctica del Ho’oponopono, tu mente subconsciente se comenzará a limpiar  del estrés y los problemas que lo están causando; lo primero que notarás es que el stress comenzará a despejarse.

No pasará mucho tiempo antes de que empieces a sentirte tranquilo y en paz. También te darás cuenta de que tu estado de ánimo mejora. Con la práctica contínua sentirás una ligereza y felicidad que no habías experimentado antes.

Por encima de todo tienes que ejercitar el  Ho’oponopono todos los días y a cada instante dentro de ti mismo.
Al limpiar tu subconsciente, estas limpiando la mala programación y  comenzarás a abrirte a lo divino que existe en ti.

Al hacerlo, verás como la ira y la amargura empieza a disolverse en un océano de amor; donde la abundancia financiera comenzará a fluir así como la armonía en tus relaciones. Lo que experimentas como problema comienza a desaparecer o a mermar. Y también te darás cuenta que los sentimientos de amor y gratitud van siendo correspondidos en la medida que tus programas se van transformando.

¿Cómo funciona?

No hay necesidad de pensar al respecto, ni de qué es lo que se está limpiando ni cuánto. La Divinidad se encarga de ello dejándonos lo que es perfecto y correcto para nosotros.

Mediante la repetición de palabras como GRACIAS y TE AMO, mentalmente una y otra vez sin necesidad de mantener un orden específico, es suficiente para limpiar y quitar los datos erróneos o tóxicos del subconsciente.

Hay quienes prefieren utilizar cuatro palabras para limpiar como GRACIAS, TE AMO, LO SIENTO, y PERDÓNAME, sin un orden específico. Estas  cuatro palabras también sirven para limpiar, borrar los bloqueos a la abundancia, así como a soltar la programación negativa disolviendo los viejos hábitos…automáticamente.

La palabra “Te amo” transmuta la energía atascada a la que fluye. Te vuelves a conectar a la Divinidad.

Al seguir esa declaración con “Gracias”, estás expresando gratitud y estás sintiendo fe en que el tema será resuelto para el mayor bien de todos, soltando y confiando.

¿Quién limpia?

 La divinidad es quién limpia en ti. Es una petición al Divino creador quién sabe lo que es correcto y perfecto para ti. Tú nunca lo sabes, tú solo conoces tus programas.

Lo que sucede después depende de lo Divino. Tal vez seas inspirado en tomar medidas de algún tipo, o tal vez la solución simplemente aparezca o el problema deje de existir. Si necesitas tomar una decisión, limpia previamente lo más que puedas y olvídate luego del asunto. Cuando te llegue la claridad, ya sabrás que hacer.

Morrnah Simeona creadora del Ho’oponopono auto identidad, dijo  “El propósito principal de este proceso es descubrir la Divinidad adentro de uno mismo. El Ho’oponopono es un don profundo que nos permite desarrollar una relación trabajada con la Divinidad en el interior y aprender a pedir que en cada momento nuestros errores en pensamiento, palabra, hecho o acción sean limpiados. El proceso es esencialmente acerca de la libertad, completa libertad del pasado”.

Su oración profunda y potente es la siguiente:

“Divino creador, padre, madre, hijo como uno… Si yo, mi familia, parientes y ancestros te han ofendido a ti, a tu familia, parientes y ancestros en pensamiento, palabras, hechos y acciones desde el principio de nuestra creación hasta el presente, te pedimos perdón. Que esto limpie, purifique, libere, corte todos los recuerdos negativos, bloqueos, energías, vibraciones y transmute estas energías no deseadas en luz pura… Y está hecho”.

No te olvides que eres una chispa divina y que tienes el poder de crear lo que deseas aunque no lo veas enseguida.

Una radio no tiene que crear el programa que desea escuchar, solo sintonizar. Lo único que tienes que hacer es sintonizar con la divinidad que hay en ti.

Recuerda: Si quieres ayudar a alguien, solo tienes que limpiar en ti. Es muy sencillo, todo el universo está en tu interior.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Transformar el temor en amor

Blue Sky wallpaperCasi todas nuestras reacciones provienen de nuestras creencias basadas en el miedo cuando estas no nacen  del amor incondicional.

Los celos, la envidia, la preocupación, el enfado, la tristeza etc., son sentimientos tan desagradables que lo que hacemos es evitar sentirlos, negándolos, disimulándolos o reaccionando violentamente a estas manifestaciones energéticas. Y lo hacemos respondiendo hacia afuera colocando en el exterior la causa de nuestro malestar. Rara vez miramos en nuestro interior.

Siempre conseguimos al culpable de aquello que sentimos, siempre miramos las circunstancias como un producto de la mala suerte o simplemente nos sentimos víctimas de las situaciones o de alguien. Nunca o muy raras veces buscamos la causa dentro de nosotros y aunque ya lo sabemos, nos olvidamos de que somos los creadores de nuestra realidad, de nuestras experiencias y de cómo percibimos el mundo.

Cuando cambiamos de pareja constantemente, cuando no conseguimos la pareja, o la pareja nos traiciona; cuando el dinero no alcanza, cuando no conseguimos el trabajo ideal, miramos y nos preguntamos: ¿Qué estoy haciendo mal?, ¿En que he fallado? ¿Porque me suceden estas cosas? Y comenzamos a sentirnos como pobrecitos,  seres imperfectos, no merecedores, con poca valía y dotados de mala suerte.  Y la pregunta correcta que debemos hacer es ¿Qué hay en mí que estoy creando esto? o decir simplemente Lo siento, perdóname por aquello que hay en mí que está creando esta situación. Está manera de preguntar ya de por si nos hace recordar que “Yo y solo yo, soy quién crea mi realidad tal como es”, y si hay aspectos en mi vida que no marchan bien es porque tengo creencias acerca de mí y del mundo que aunque no estoy consciente de ellas, hacen que se manifieste de esta manera en mi realidad.

Antes de llegar al mundo sabíamos que éramos perfectos. Éramos una eterna manifestación de la creación, y como creaciones fuimos concebidos a partir de la misma sustancia de Dios. Luego al entrar en la frecuencia del miedo y la disfunción que caracterizan nuestro mundo, esta vida; lo hemos olvidado todo, para vernos inmersos en un ambiente hostil indistintamente de que hayamos crecido o no, en el seno de una familia amorosa y feliz.

En ese momento, pequeñitos,  se crearon las primeras creencias en cuanto a esta vida. En un niño pequeño donde la obtención de amor se hacía difícil y sujeta a condiciones; donde se hacía necesario ser digno para poder ser amado; es así como aparecieron las primeras creencias sobre las dificultades de obtener amor.  Luego a partir  de ese hecho surgió la creencia de que no hay suficiente, que hay que luchar para conseguir, y hay que ser merecedor. En ese momento, tal vez también se creó el erróneo concepto de que sentir  amor es igual a sentir dolor.

Hemos crecido, nos hemos desarrollado como seres adultos, nuestro intelecto se ha formado, y nuestra vida como persona madura la vemos como el resultado de la experiencia, mas ese pequeño niño interno nunca se fue, el no creció ni cambió. Él sigue allí aunque lo hayamos olvidado o creamos que lo hemos superado.

Una y otra vez las situaciones de vida que nos encontramos siempre reflejarán esas tempranas decisiones, esas conclusiones, esas creencias porque tenemos en nuestro interior y siempre irá con nosotros ese pequeño niño, herido y abandonado que aún necesita amor. Una y otra vez, algo del afuera nos apuntará a esas heridas que aún no han sanado y que seguirán allí hasta que le prestemos atención a nuestro niño interior.

Las  penas, las tristezas, la rabia, la impotencia, todo aquello que sentimos solo se pueden transformar en el ahora, no tratando de evitar aquello que sintamos, no tratando de esconderlo, sino sentir todo lo que es y toda la manifestación de nuestras emociones, amándolas tal y como son.

Sin juicios abraza mentalmente aquel pequeño que habita en ti y dile mentalmente que está bien sentir lo que siente. Dile que es correcto que lo sienta y abrázate imaginariamente y siente toda la emoción y dile al pequeño que hay en ti, que ahora ya no necesitará sentirse solo y sin amor porque tú estás allí para dárselo.

Acepta lo que sientes, siente en su totalidad aquello que está en ti, no lo resistas y ámalo. Paradójicamente, cuando eliges la transformación AHORA con aceptación y amor, automáticamente transformas tu pasado y tu futuro.

Solo puedes transformar el miedo y cualquier emoción en el momento que sientes la emoción, mandando amor. Tú eres amor, tú eres perfecto

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

¿Y la culpa?

hibiscus2La mente es una fábrica de preguntas que ella misma no puede contestar pero incansablemente trata de analizar y entre las preguntas que frecuentemente se hace están las siguientes…. ¿Qué hice mal? ¿En qué fallé o en que me equivoqué? o ¿Porque no lo hice de otra manera? Cuando caemos en este tipo de cuestionamientos es porque ya nos estamos sintiendo culpables incluso antes de formularnos la pregunta.

La culpa es un ataque hacia nosotros mismos que proviene de la ira reprimida, de las situaciones que no se tornaron en nuestro favor dejando nuestras expectativas insatisfechas y nos producen rabia, resentimiento, y cuando estas emociones las bloqueamos o no las logramos procesar sanamente y nos las guardamos, nos van carcomiendo internamente. Ellas se van acumulando alimentadas por pensamientos negativos de desvalorización, de lo que nos decimos una y otra vez llevándonos a veces a un sufrimiento excesivo. Nos sentimos indignos y no merecedores.

La culpa se alimenta además de la creencia de ser imperfectos y por eso nos auto criticamos por los errores cometidos,  también se alimenta de la ilusión de estar separados de los demás, y ser merecedores de castigo.

Todo esto es una elaboración mental, es un programa que nos mantiene presos atados a nuestras creencias y nos impide vivir en el presente. Nada de esto es real aunque lo vivamos intensamente.

Puedes preguntarte ¿Que debo de estar creyendo en este momento que me hace sentir así? Y aquello que te venga, suéltalo pero hazlo con amor.

Tú eres un ser perfecto, aunque internamente lo sepas, aparentemente lo has olvidado y llegaste a este mundo a experimentar. Las creencias que elegiste válidas para ti son aquellas que te hacen vivir tus experiencias hasta que las decidas cambiar. La separación es lo que los sentidos y nuestra percepción nos muestran del mundo pero estamos interconectados a niveles que no tenemos ni la remota idea que eso sea posible.

No negamos la responsabilidad personal, esa es la que nos permite experimentar aquello que estamos experimentando pero si podemos entender en otro plano que este mundo es pasajero e inestable donde nada permanece y todo cambia, donde la parte eterna de nosotros no es tocada por las acciones temporales o circunstanciales de nuestra vida o la de otros.

No hay nada que yo te pueda decir para convencerte de tu inocencia mientras trates de entender con la mente, ya que en la mente no existe paz. No vivas en la mente, la mente juzga y te trae sufrimiento, te ata a la ilusión de un pasado que nunca fue real. Vigila tu mente pero hazlo con amor.

La vida es un salón de clase donde tú escoges que deseas aprender, tal vez decidas comprender que la culpa solo existe cuando crees en ella y permitas a la mente llevarte en un viaje lejano al pasado pero te invito a dejar de luchar contra los fantasmas y aceptar que todo lo que existe es el momento presente y sentir que el amor en ti es real. Abandona las trampas de la mente que te quitan la paz zafándote de sus garras, evitando prestarles atención y solo siente. Muchas veces tu cuerpo será el maestro que te devolverá al presente.

Amarte a ti y a otros es perdonar los errores de pensamiento acerca de ti y de otros. Es ser uno con tu ser real. Es vivir desde tu presencia.

El ser verdadero no puede sentirse culpable ni orgulloso, ni exitoso, ni fracasado, tu verdadero ser carece de opiniones y juicios. Conéctate con tu verdadero ser a través de estar presente y reconoce cuando te sientas distraído que permitiste que la mente te maneje, regresa de nuevo, respira profundamente y siente.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Nuestros pensamientos son como nubes

Nos pasamos la vida complicándonos, sufriendo y preocupados cuando podemos relajarnos y regalarnos un poquito de paz. Si ponemos atención a nuestros pensamientos y reacciones que todo el día nos mantienen distraídos de nosotros mismos, notaremos como nuestra mente salta de una situación a otra para evitar un poco de silencio. Buscamos como llenar los espacios de tiempo para ser espectadores, actores o reactores del mundo de afuera evitando estar solos y en silencio. Tememos que nuestros pensamientos angustiantes se apoderen de nosotros y nos atemoricen más.

Hay una maravillosa forma de pasar el tiempo y no permitir que los pensamientos desagradables nos invadan: diciéndoles constantemente Gracias, Gracias, Gracias.

Dios nos regaló un juguete que se llama pensar, el libre albedrío consiste en cómo utilizamos ese juguete. Pensar es una adicción, una de las tantas que podemos tener y no es que no lo necesitamos pero, en vez de cumplir su verdadera función que es ser una herramienta que podemos controlar, pasó a controlarnos.

Tenemos dos fuertes tendencias: una a identificarnos con lo que pensamos y la otra de no poder parar de pensar. Si nuestros pensamientos son para empoderarnos y estos están cargados de amor, compasión o buena voluntad, entonces ellos provienen de nuestra inspiración, son pensamientos de alta vibración y estaremos experimentando una realidad amorosa.

Pero si los pensamientos que nos invaden son angustiantes, esa es la realidad que experimentaremos  instantáneamente. Nuestro organismo comienza a segregar sustancias que lo ponen en alerta y el mundo que percibimos, es un mundo hostil, distorsionado y acorde con nuestro sentir.

Los pensamientos, sentimientos y emociones dibujan nuestra realidad. Por eso tenemos que tomar consciencia de que solo de nosotros depende la realidad que vivimos. La analogía a esto es el espejo, no esperamos que el espejo nos sonría primero, esto es imposible, así resulta el mundo que vemos que es quién nos muestra como estamos interiormente.

Si creemos que pensar demasiado nos va a traer una solución, estamos equivocados, la solución no está en los pensamientos, la solución viene cuando aquietamos la mente.

Si quieres crear una realidad distinta a la que estás viviendo y no sabes como parar de pensar, limpia tus pensamientos repitiéndote a ti mismo mentalmente GRACIAS y TE AMO (como un mantra). Esto deshace y libera cualquier pensamiento o situación que estés experimentando que no sea apacible. Automáticamente verás como se desvanece aquello en lo que estabas depositando tu atención y que te quitaba la paz.

Cuando trates de evitar un pensar negativo, hay una parte de ti que se enfoca en ello, solo abrázalo y déjalo pasar. Con amarlo te liberas, con resistirlo lo perpetuas.

Puedes decidir sentirte mejor, pensar positivo y amar. Crear ideas es pensar en el aquí y el ahora, entonces estás inspirado. Solo los pensamientos nuevos y creativos, los pensamientos que proceden del amor vienen de la inspiración y no del pasado, estos llegan de una mente en calma y alineada.

Cuando le damos la bienvenida a los obstáculos en vez de resistirlos, estos nos sonríen y luego se desvanecen. Los pensamientos son como nubes que surcan los cielos, si los detienes, habrá tormenta. Solo diles Gracias y déjalos pasar.

No es mucho lo que necesitamos pero pensamos que nos faltan cosas para ser felices. San Francisco de Asís decía: Necesito poco; y lo poco que necesito, lo necesito poco.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Ho’oponopono y la escoba

Muchas veces cuando estamos limpiando con las palabras mágicas, Te amo, y Gracias, repitiéndolas constantemente, comienzan a ocurrir cosas extrañas. Me han contado varias  personas que cuando comenzaron a practicarlo, sobre todo cuando se iniciaron en la técnica;  aparentemente no les estaba funcionando como ellos hubiesen querido. En vez de sentirse en paz lo que les sucedía era que se sentían más confundidas. Las situaciones problemáticas eran cada vez más frecuentes, los problemas con la pareja, con el trabajo o con la familia se estaban acentuando en vez de aplacarse. También se quejaban de que repentinamente se sentían disgustadas sin saber el porque o les invadía un mal genio sorpresivo, sin razones aparentes, y todo les salía  mal….

A medida que vamos limpiando nuestro subconsciente de las creencias erróneas, de los errores de percepción, de juicios, conceptos e ideas equivocadas que nos traen sufrimiento vamos despejando el largo camino a casa. Al ir quitando la polvareda, vamos destapando aquello asentado y profundamente enterrado en nuestro interior.

Ahora, te invito a que hagamos un pequeño viaje juntos y uses tu imaginación. Te dejes llevar hasta un lugar muy oscuro y sumamente sucio,…. Tan sucio que nadie jamás lo ha visitado, nadie jamás ha puesto sus pies en él. Nunca una mano cariñosa se aproximó por el lugar para pasar un trapito húmedo y limpiar el polvo acumulado durante décadas y décadas, y siglos de siglos…

Ese extraño lugar tiene las paredes recubiertas por imágenes de películas de terror y algunas pocas paredes poseen imágenes de paisajes agradables conteniendo un cielo azul. Es un lugar desolado y triste..

Al rato mientras sigues con tu imaginación observando las imágenes  y sintiendo,  te das cuenta que ese lugar está dentro de ti….  Y reconoces que es ese lugar la causa de la niebla que distorsiona tu vista y luego juzgas, es la causa de que no oyes lo que se dice sino lo que piensas  y es la causa de todos tus  pesares, preocupaciones, molestias y malestares  que sientes y que siempre has sentido.

Seguimos imaginando que un buen día decides acercarte al lugar para poner un poquito de orden. Es sensato comprender que al tratar de re-mover todo lo que allí se encuentra, se desaten oleadas de suciedad  polvorienta que se esparce como una gran nube gris por doquier.(Basura). Y esta suba a la superficie.

Ese es tu subconsciente, lo que los antiguos chamanes (Kahunas) de Hawái llaman el niño interior. Esa parte de ti se encuentra abandonada, olvidada y requiere con urgencia tu atención.

A medida que vamos limpiando los datos antiguos del subconsciente con palabras como GRACIAS , TE AMO  repitiéndolo mentalmente a todo lo que percibimos como realidad, van surgiendo memorias desde el fondo de nuestra mente hasta la superficie y van apareciendo situaciones en nuestra vida que no teníamos ni idea que se encontraban allí. Estas aparecen en forma de problemas,  circunstancias difíciles, enfermedades y caos dentro de la pantalla llamada vida .Y al irlas liberando las vamos sanando completamente desde nuestro pasado hacia el futuro como también en los seres que nos acompañan.

El polvero que nos salpica al comenzar a remover la suciedad (nuestra basura) trae a la superficie más problemas para que los podamos transmutar en luz a través de la Divinidad. Cada problema que va surgiendo está allí en nuestra mente mostrándose como una oportunidad de ser eliminado y transmutado definitivamente si permitimos que así sea en vez de reaccionar ante él. De lo contrario vuelve a las profundidades para seguir apareciendo vida tras vida de manera intermitente e infinita como experiencias desagradables hasta que nos hagamos cargo de ellas.

Esta es una corta visión del porqué no debemos parar de limpiar, sin importar lo que esté sucediendo ya que nada es lo que parece, nada que parece real lo es. Nunca sabemos porque suceden las cosas, ni como exactamente estamos creando nuestra realidad. Asumimos la responsabilidad de cambiar solo limpiando y confiando. Usamos la escoba (Gracias, Te amo) y comenzamos a barrer. Nuestro subconsciente está sobrecargado y lo que hacemos es liberarnos,… Si,.. Esta es la única libertad real, estar libres de datos, creencias erróneas, y dejarnos guiar por la inspiración.

En una copa llena no entra nada, si nos vaciamos podemos ser creativos e inspirados…

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Nube de etiquetas