Conviértete en el creador de tus propios milagros . . .

Entradas etiquetadas como ‘palabras’

Ho’oponopono y la escoba

Muchas veces cuando estamos limpiando con las palabras mágicas, Te amo, y Gracias, repitiéndolas constantemente, comienzan a ocurrir cosas extrañas. Me han contado varias  personas que cuando comenzaron a practicarlo, sobre todo cuando se iniciaron en la técnica;  aparentemente no les estaba funcionando como ellos hubiesen querido. En vez de sentirse en paz lo que les sucedía era que se sentían más confundidas. Las situaciones problemáticas eran cada vez más frecuentes, los problemas con la pareja, con el trabajo o con la familia se estaban acentuando en vez de aplacarse. También se quejaban de que repentinamente se sentían disgustadas sin saber el porque o les invadía un mal genio sorpresivo, sin razones aparentes, y todo les salía  mal….

A medida que vamos limpiando nuestro subconsciente de las creencias erróneas, de los errores de percepción, de juicios, conceptos e ideas equivocadas que nos traen sufrimiento vamos despejando el largo camino a casa. Al ir quitando la polvareda, vamos destapando aquello asentado y profundamente enterrado en nuestro interior.

Ahora, te invito a que hagamos un pequeño viaje juntos y uses tu imaginación. Te dejes llevar hasta un lugar muy oscuro y sumamente sucio,…. Tan sucio que nadie jamás lo ha visitado, nadie jamás ha puesto sus pies en él. Nunca una mano cariñosa se aproximó por el lugar para pasar un trapito húmedo y limpiar el polvo acumulado durante décadas y décadas, y siglos de siglos…

Ese extraño lugar tiene las paredes recubiertas por imágenes de películas de terror y algunas pocas paredes poseen imágenes de paisajes agradables conteniendo un cielo azul. Es un lugar desolado y triste..

Al rato mientras sigues con tu imaginación observando las imágenes  y sintiendo,  te das cuenta que ese lugar está dentro de ti….  Y reconoces que es ese lugar la causa de la niebla que distorsiona tu vista y luego juzgas, es la causa de que no oyes lo que se dice sino lo que piensas  y es la causa de todos tus  pesares, preocupaciones, molestias y malestares  que sientes y que siempre has sentido.

Seguimos imaginando que un buen día decides acercarte al lugar para poner un poquito de orden. Es sensato comprender que al tratar de re-mover todo lo que allí se encuentra, se desaten oleadas de suciedad  polvorienta que se esparce como una gran nube gris por doquier.(Basura). Y esta suba a la superficie.

Ese es tu subconsciente, lo que los antiguos chamanes (Kahunas) de Hawái llaman el niño interior. Esa parte de ti se encuentra abandonada, olvidada y requiere con urgencia tu atención.

A medida que vamos limpiando los datos antiguos del subconsciente con palabras como GRACIAS , TE AMO  repitiéndolo mentalmente a todo lo que percibimos como realidad, van surgiendo memorias desde el fondo de nuestra mente hasta la superficie y van apareciendo situaciones en nuestra vida que no teníamos ni idea que se encontraban allí. Estas aparecen en forma de problemas,  circunstancias difíciles, enfermedades y caos dentro de la pantalla llamada vida .Y al irlas liberando las vamos sanando completamente desde nuestro pasado hacia el futuro como también en los seres que nos acompañan.

El polvero que nos salpica al comenzar a remover la suciedad (nuestra basura) trae a la superficie más problemas para que los podamos transmutar en luz a través de la Divinidad. Cada problema que va surgiendo está allí en nuestra mente mostrándose como una oportunidad de ser eliminado y transmutado definitivamente si permitimos que así sea en vez de reaccionar ante él. De lo contrario vuelve a las profundidades para seguir apareciendo vida tras vida de manera intermitente e infinita como experiencias desagradables hasta que nos hagamos cargo de ellas.

Esta es una corta visión del porqué no debemos parar de limpiar, sin importar lo que esté sucediendo ya que nada es lo que parece, nada que parece real lo es. Nunca sabemos porque suceden las cosas, ni como exactamente estamos creando nuestra realidad. Asumimos la responsabilidad de cambiar solo limpiando y confiando. Usamos la escoba (Gracias, Te amo) y comenzamos a barrer. Nuestro subconsciente está sobrecargado y lo que hacemos es liberarnos,… Si,.. Esta es la única libertad real, estar libres de datos, creencias erróneas, y dejarnos guiar por la inspiración.

En una copa llena no entra nada, si nos vaciamos podemos ser creativos e inspirados…

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Los pequeños grandes milagros.

Estoy convencida que todo el tiempo suceden milagros, tal vez nada espectacular para que nos sorprendan y los dejamos pasar sin fijamos en ellos y sin darles mucha importancia.

Cuando estamos concentrados en resolver lo que mal llamamos problemas, porque si bien parecen muy reales y los vivimos como tal, dejamos pasar muchas oportunidades que nos quieren mostrar que la vida es bella. Los problemas son creaciones nuestras, en realidad todo lo que sucede en esta dimensión es creación de nuestra mente.

Entonces vivimos absortos en nuestros pensamientos, nuestras inquietudes, como resolver esto o aquello, planificando y no le damos importancia a las pequeñas maravillas que no paran de suceder.  Si estamos despiertos, atentos y nos centramos en el presente observando, podemos dejarnos sorprender por la gran variedad de manifestaciones que ocurren en la vida y  salimos de la órbita de los pensamientos negativos  para abrirnos a una realidad llena de milagros.

Dejamos de crear y recrear pensamientos densos para simplemente aceptar alegremente las sorpresas de la vida y así atraer mayor cantidad de ellas con optimismo.

Todo el tiempo nos podemos dejar sorprender, a mi en particular me ocurren constantemente estos “pequeños milagros” que al final del día hacen la gran diferencia  y uno en particular que les quiero compartir es que hace pocos días una linda persona de las muchas que me piden amistad a través del Facebook, tenia colocado en su muro un video con el nombre dePalabras Mágicas, por supuesto, este título me llamó la atención, y comencé a mirarlo. La gran sorpresa para mí fue que eran mis escritos bellamente ejecutados en un video en Youtube.

Me comunique con el creador de estas hermosas imágenes , y lo conocí, se llama Juan, vive en España y usa el pseudónimo de Worldwan y él muy amablemente, luego, montó otro de mis escritos también en otro video llamado Una noche Dios me habló “.Esto me alegró mucho y te lo comento porque invariablemente cuando estamos enfocados en el presente, en dar y recibir amor, y conscientemente decidimos  alinearnos con nuestro corazón en vez de alimentar temores y disgustos, vivimos relajados y en paz entonces ocurren estas pequeñas pero grandes cosas que nos alegran la vida. Nuestra óptica del mundo se transforma y creamos constantemente milagros que hacen de la vida una bella aventura.

Quiero compartir estos videos contigo y te sugiero que visites su canal ya que tiene muchos hermosos y realizados con pasión.

http://www.youtube.com/user/worldwuan

También te invito a que no pierdas de vista los pequeños milagros que todo el tiempo te ocurren y  si les prestas atención estos irán en aumento.

Cuando estamos abiertos a dar tenemos que abrirnos también a recibir para que la energía fluya a través de nosotros, de lo contrario la bloqueamos. Un hacedor de milagros baila al son de la energía, va y viene con ella en perfecta armonía, no se queda atascado en lo que no sirve.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Venciendo miedos, mi experiencia.

Hace apenas menos de un año, yo tenía algunos miedos de los cuales era consciente, uno de ellos era el miedo escénico. Desde pequeña no me atrevía a estar expuesta en el medio del salón de clases, me ponía colorada y me bloqueaba completamente, de modo que si tenía algo que decir, prefería callar.

Supongo que tenía que ver con mi auto imagen y con el miedo al qué dirán. Es muy común tener una imagen de nosotros falsa, llena de imperfecciones y defectos, porque en realidad ignoramos quienes somos. Nosotros fuimos creados perfectos y no lo sabemos; no lo creemos.

Estos temores los fui arrastrando durante toda mi vida, pero no creí que fuera un problema hasta el año pasado, cuando hice de productora de unos seminarios aquí en mi país donde tenía que hacer de presentadora, entonces se me hizo evidente ese temor, y evité subir al escenario delegando esa función en quien en ese momento era mi asociada.

Luego,  por inspiración escribí mi primer libro Palabras Mágicas, no tuve ningún problema en hacerlo porque siempre limpiando memorias, miedos y preocupaciones me dejé llevar por lo que sentía era mi pasión, y el producto final vino del amor, de aquella parte de mi donde todo es perfecto.

Cuando Palabras Mágicas comenzó a recorrer las calles y a estar en manos de la gente, me comenzaron a pedir que hiciera un taller,  entonces volvieron a mí aquellos recuerdos, me resistí durante un tiempo hasta que, juntándome de valor, opte por realizarlo.

Esta, mi primera experiencia, fue una aventura hacia mis miedos; me animé a afrontarlos y no paré de borrar aquello que había en mí que me hacía sentir tan mal, lo hice sin parar, sabía que era algo mío y que nada tenía que ver con los demás. Los demás solo existían en mi mente, yo misma estaba fabricando esa ilusión.  Al final lo logré, con algo de resistencia hasta que decidí soltar y confiar.  Admito que la  aprensión disminuyo en gran medida pero aún no ha desaparecido del todo.

He aprendido que los miedos se pueden vencer, si los afrontamos y seguimos limpiando porque todo está en nosotros, no existe nada afuera sino la proyección de nuestros temores. Así  he seguido adelante y ya realicé 10 o 12 talleres, tal vez mas, en realidad ya no los cuento porque esto dejó de tener importancia para mí.

Luego me sucedía lo mismo con las entrevistas, volví a sentir aquel miedo a hablar en directo en la radio, en la televisión, etc.

Todos nuestros miedos son memorias, nuestra condición natural es el amor, la armonía, la paz. No sabemos de donde vienen estos programas, tal vez fueron creados en nuestra infancia o tal vez los arrastramos de vidas anteriores, pero eso no tiene ninguna transcendencia ni tampoco qué los originó.

Ahora ya no me detengo,  si interrumpo mi camino al encontrar piedras, es porque le estoy dando mas importancia a las piedras que al camino.

Nosotros  como humanos tenemos los mismos retos que el águila, que en un punto de su vida  cuando llega a los 40 años  tiene que decidir si tansformarse o morir, si no cambia sus pesuñas, pico y plumas a través de un proceso de transformación, muere, nosotros morimos constantemente mientras no cambiemos nuestra manera de pensar.

Ahora quiero compartir contigo mi primera entrevista por radio desde México y quiero que tú también sueltes tus miedos, limpies y confíes. Tú puedes vencerlos, ambos podemos vencerlos, nosotros podemos crear todos nuestros sueños cuando confiamos y soltamos

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Aquí les comparto mi primera entrevista en radio desde México, graciasss

 

¡Suscríbete a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu!

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

Un Toque de Gratitud

Hay días y días,…algunos podemos calificarlos como buenos y otros como malos, y también muy malos, en realidad no son los días, somos nosotros que no estamos iguales todo el tiempo, por eso es obvio que experimentemos distintas situaciones, agradables y desagradables en el transcurrir de las jornadas.

A veces nos decimos internamente  “Hoy amanecí con el pie izquierdo”. Nada nos sale bien,… los contratiempos parecen encadenados unos con otros sin dejarnos tiempo para reponernos. Pensamos que las situaciones que se presentan nos ponen de mal humor sin tomar en cuenta que tal vez comenzamos el día ya predispuestos a ello. Al despertar nuestro estado mental tal vez no se encontraba rebosante de optimismo y alegría.

Quizás olvidamos dar las gracias, las gracias por todo aquello que tenemos y no tenemos, las gracias por respirar, las gracias por lo bonito y lo feo, las gracias por el insulto o la injuria que recibimos ayer, y las gracias por comenzar un nuevo día sin importar lo que haya sucedido. Comenzamos un día mas, sin alegría, pensando en el futuro y en el pasado, en lo que tenemos que hacer y en lo que dejamos pendiente. Un simple día más de nuestra rutina habitual.

Estamos perpetuando nuestras malas experiencias, los problemas se siguen unos a otros con sus aparentes soluciones, pero invariablemente quedan muchos pendientes sin resolver. Llegamos a casa y se lo contamos a alguien o simplemente hacemos un inventario de lo sucedido y de todo lo que resta por solventar y comenzamos a planificar nuestro nuevo día.

Estamos  creando más de lo mismo. Pasamos una noche regular pensando en el pasado, en lo que pudimos hacer y lo que dejamos sin terminar,  planificando estratégicamente nuestros próximos movimientos. Tal vez nos distraigamos un rato con la televisión o leyendo un libro, pero volvemos a dejar en nuestra mente bien acondicionada todo aquello programado para lograr que el siguiente día  concuerde con nuestros objetivos trazados.

¿Es realmente importante hacer todo esto? ¿Es tan difícil soltar? ¿Que tal comenzar el día y terminarlo agradeciendo de corazón cada experiencia vivida?

La gratitud corta enseguida los juicios, nos saca automáticamente del proceso de analizar, justificar y opinar.

No es necesario sentir la gratitud, con dar las gracias a todo, ella sola aparece. Ella cambia el foco de atención de lo negativo a lo positivo, transforma la energía creadora en bendiciones para ti. Sin importar lo que suceda la gratitud transforma tus tristezas en pequeños destellos de esperanza. Decir gracias es soltar y estar abiertos a la vida. Agradecer es estar en sintonía con la creación. Graciasss, estoy muy agradecida.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Mas sobre el mismo tema, un  capitulo completo en el libro Palabras Mágicas.

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

La mejor decisión

Muchas veces le restamos importancia a las decisiones que tomamos y no tenemos la menor idea que estas pueden hacer que nuestra vida tome un enfoque del cual luego nos arrepintamos.

Las decisiones le dan sentido y  dirección a nuestra vida, sin ellas no tendríamos  ni rumbo ni propósito, cada una de ellas van esculpiendo nuestra realidad y nuestra experiencia.

Constantemente  estamos decidiendo queramos o no  acerca de nuestras necesidades básicas y acerca de circunstancias significativas o no para nuestra vida. No podemos vivir sin tomar decisiones.

Todo lo que nos ocurre es nuestra responsabilidad y si hay algo que podemos cambiar se trata de tomar las decisiones adecuadas.

A veces tomar decisiones nos asusta y creemos que si no las tomamos o dejamos a otro que decida por nosotros, estamos sacándonos un peso de encima y nos resulta incluso mas cómodo delegar, pero hasta esta acción u omisión es una decisión y lo que estamos intentando es evadirnos de la responsabilidad que conlleva, y esto es también una ilusión. No hay manera de evitar ser responsables por todo lo que nos ocurre. Podemos creer que no lo somos y echarles la culpa a otros, sentirnos víctimas de las circunstancias,  podemos creer que son coincidencias o mala suerte, pero todo lo que sucede viene de las decisiones conscientes o inconscientes que tomamos.

Entonces para conocer nuestro poder tenemos que responsabilizarnos por todo lo que decidimos y  admitir para nuestros adentros que muchas veces nos hemos equivocado. Nunca sabemos lo que es correcto para nosotros. Solo actuamos guiados por nuestras creencias y expectativas.

Somos responsables por enfermarnos, deprimirnos, lastimarnos o ser lastimados, disfrutar de nuestros logros, alegrarnos etc. Nadie nos puede ni entristecer ni hacernos daño. Podemos decidir invitar a otros a hacerlo o hacérnoslo nosotros mismos pero todas han sido nuestras decisiones.

Casi todas las decisiones las tomamos a  un nivel subconsciente y andamos en automático y dormidos pero igual debemos responsabilizarnos. A veces nos sentimos aturdidos cuando creemos que tenemos muchas decisiones que tomar pero es porque no sabemos o no queremos soltar.

La única sabia decisión que podemos tomar no es delegar en otro, no es creer que lo sabemos todo, no es buscar en nuestro historial o en nuestras experiencias pasadas, es humildemente preguntarnos aceptando que no sabemos nada y dejándonos guiar por aquella parte que hay en cada uno de nosotros  donde se encuentran todas las respuestas.

La única decisión valiente que tomamos es aquella en la cual reconocemos que no sabemos nada y prestamos atención. Soltar es la mejor decisión. Soltar no es no hacerme responsable, es simplemente reconocer que no tengo todas las respuestas y escuchar dentro de mí, prestar atención, esperar y permitir sin la premura de tener que decidir.

Es confiar que todo lo que necesito está en mi interior.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Artículos relacionadosLa paz es tu elección, tú decides   y  La indecisión

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Una pequeña historia de Sincronicidad.

La semana pasada tuve una experiencia muy notable sobre la manera como creamos nuestra realidad, ya hoy en día estoy convencida que las casualidades no pertenecen a este mundo, y que los eventos suceden porque somos seres creadores que afectamos y modelamos nuestro entorno.

Todo lo que vemos en el mundo que nos rodea se originó inicialmente a partir de un solo pensamiento. Y ese pensamiento se transformo en algo tangible, visible o perceptible, y eso es lo que llamamos realidad. Yo he podido observar como el tiempo entre el pensamiento y el resultado se ha ido acortando gradualmente tal así que a veces nos sorprendemos con los acontecimientos y por eso los llamamos casualidades. Pero lo que nos van mostrando las experiencias es la sincronicidad de los eventos, algo que se asemeja a la magia.

Mi pequeña historia, es  la constatación una vez más del poder manifestador que tenemos, esta es tan solo un ejemplo de un montón de ellas.

Los sábados son un buen día  para reunirnos familiarmente y almorzar en casa de mi madre que tiene 82 años. Somos en la actualidad una familia muy reducida donde cada quién anda absorto en sus actividades rutinarias y me resulta una excelente ocasión para compartir  con mi hermano y con ella.

Un sábado hace pocos días, después de almorzar mi madre le pidió a mi hijo que es adulto y fuerte que le hiciera el favor de ir a la cocina y levantara el botellón de vidrio para llenar una jarra de agua y colocarla en la nevera. En eso, mientras mi hijo se marchaba, la regañe suavemente por el peligro que representaba estar en esta época utilizando un gran botellón de agua sin sifón y sin ningún utensilio o sistema para facilitar esta labor.

Mi hermano que se muestra de acuerdo conmigo me comenta como hace muchos años un amigo  querido haciendo la misma faena, se le resbaló el botellón de sus manos cortándose en varias partes del cuerpo al estallar los vidrios contra el suelo- Yo lo presencié en aquel entonces y el recuerdo aún me resulta escalofriante.

En el preciso instante que estamos finalizando el comentario oímos como desde la cocina nos llega un ruido familiar Crashhhhhh  y un silencio se apodero de nosotros, lo primero que me vino a la mente fue saber cómo estaba mi hijo, si nada le había sucedido y me levante apresuradamente de la mesa.

Al verlo de pie completamente mojado, vi que no tenía nada en sus brazos y piernas,  solamente agua, me sentí aliviada y bastante sorprendida, y  al mirarlo, él solo alcanzó a decir, – ¡Se me resbaló de las manos!

En el libro Palabras Mágicas también expuse a modo de ejemplo una situación similar con mi perro Kobby, un hermoso pastor alemán donde la sincronicidad era muy notable.

Querido amigo o amiga, este es un lugar excelente para que tú compartas también si así lo deseas tus experiencias sobre el tema.

Lo importante es tomar conciencia y comprender que no somos víctimas del mundo, somos tan poderosos que creamos con nuestra mente toda nuestra experiencia,…. te invito a que juntos creemos un mundo de paz.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Como educar ¿a los hijos o a los padres?

Los hijos desde el momento que nacen representan para casi todos los padres, un cúmulo de esperanzas y expectativas. Muchos padres perciben a su descendencia como sus propias extensiones, principalmente en aquellas áreas donde aun no pudieron culminar sus objetivos personales, entonces depositan en ellos el peso de sus ambiciones más secretas. Otros los tienen como cómplices incondicionales y depositarios de quejas, dimes y diretes e historias personales y son educados dentro de un marco de evitación, donde la sobreprotección es la regla. Estos padres plagados de buenas intenciones cuartan su libertad de experimentar para evitar que sus hijos sufran experiencias similares a las que ellos padecieron, guiados principalmente por el miedo por encima del amor y la confianza. También están aquellos padres perfeccionistas donde para sus hijos se vuelve una tarea prácticamente imposible poder complacerlos y lograr su reconocimiento.

Estas actitudes de los padres generalmente son inconscientes, y están colmadas de buenas intenciones. No se percatan y no son ellos quienes toman las decisiones sino sus propios programas mentales que toman el mando, sus memorias familiares, ancestrales o experiencias traumáticas de sus pasados.

En realidad cuando hablamos de los hijos de quien verdaderamente hablamos es de los padres, no hay forma de desligarlos. Los padres son la causa y los hijos el efecto, visto de otra manera, yo soy la creadora del mundo que percibo incluyendo a mis hijos.

Invariablemente nuestros hijos son nuestra proyección, algunos padres más que otros logran mantener un apego relativamente saludable con ellos, otros debido a sus temores, experiencias pasadas y creencias, ejercen presión mas o menos fuerte para ajustarlos al modo de pensar del núcleo familiar.

Las causas que motivan a que padres eduquen a sus hijos bajo ciertos paradigmas son muy amplias pero las motivaciones básicas que los impulsan, están centradas en torno al amor o el temor.

Las relaciones basadas en el temor, cuando este es la parte predominante creará relaciones difíciles, numerosos conflictos, alejamientos, adicciones, etc pero estas situaciones se pueden revertir, siempre podemos regresar al amor y restablecer los lazos. En la medida que nosotros estemos bien, ellos estarán bien sin importar la distancia ni el tiempo transcurrido ya que estamos siempre interconectados.

Nuevamente tenemos que tomar responsabilidad de que todo aquello que vemos en nuestros hijos lo hemos creado nosotros. Cuando observamos conductas que nos preocupan o nos desagradan, donde tenemos que mirar es en nuestro interior. Aunque no parezca así, nosotros creamos nuestras experiencias. Podemos intentar corregirlos pero los resultados no serán los esperados a menos que nos revisemos y cambiemos nuestra percepción. Lo que vemos en nuestros hijos son solo nuestras proyecciones, y no los estamos viendo desde el corazón, como realmente son.

La sanación comienza desde adentro hacia afuera, comenzamos por nosotros y esta se extiende a nuestras creaciones.

Nuestros hijos son nuestros maestros, están aquí para enseñarnos que debemos rectificar en nosotros, y nos brindan siempre una oportunidad de emendar.

Si nos enfocamos en el amor lograremos grandes cambios, no en ellos sino en nosotros, y por lo tanto se producirán en ellos también. Lo que vemos afuera es el reflejo externo de nuestro interior, nuestras creencias las vemos reflejadas en el cuerpo físico de nuestros hijos, no los percibimos perfectos como fueron creados porque nuestros lentes están teñidos de memorias, de un cumulo de información que no nos sirve y por lo tanto nos llenamos de juicios que nos imposibilitan ver con claridad.

Cuando hablamos de los hijos, tenemos que describir a los padres.

A nuestros hijos tenemos que amarlos y agradecerles que estén en nuestra vida y solo de esta manera es cuando se producen los cambios milagrosos. Aceptar tan siquiera un poco que podemos estar equivocados y que no vemos las situaciones desde la perspectiva del corazón sino de la mente, puede restituir las relaciones y devolverlas a su estado natural de armonía y paz.

Es importante comprender que nuestros juicios siempre vienen de nuestras memorias, fueron aprendidos y es necesario aceptar la posibilidad que podemos estar equivocados porque no estamos mirando con los ojos del amor sino desde el miedo.

A nuestros hijos debemos aceptarlos tal como son y dejarlos libres de nuestras cargas, y nosotros debemos limpiar y limpiar nuestras memorias para ser inspirados en la mejor manera de guiarlos.

Cuando obtenemos claridad las relaciones se transforman y sucede lo que es perfecto y correcto para cada quien.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

¡Suscríbete a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu!

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

Nube de etiquetas