Conviértete en el creador de tus propios milagros . . .

Entradas etiquetadas como ‘proposito’

Despertando del sueño más largo

La primera vez que fuimos creados llegamos al mundo como seres perfectos, sin memorias, sin programas, como Adán y Eva en el Edén, en un estado de Nirvana donde no necesitábamos absolutamente nada, y disfrutábamos de una constante y absoluta serenidad.

En algún momento de nuestra historia nos llenamos de memorias, y nos hemos programado. Esto probablemente ocurrió cuando nos alimentamos del fruto prohibido, y  olvidamos quienes realmente éramos.  Así aparecieron los problemas, y de generación en generación, y de vida tras vida fuimos formateando nuestro subconsciente de acuerdo a nuestras creencias.

Nuestros problemas comenzaron cuando olvidamos quienes éramos y comenzamos a percibirnos y creer que somos seres limitados, que vivimos en un mundo donde lo que existe no alcanza para todos, entonces tenemos que competir y dañarnos para obtener lo que creemos necesitamos, comenzamos a vernos  como seres imperfectos con limitaciones, y no merecedores. También nos hemos creído que la vida es muy difícil y venimos al mundo a sufrir,  nos olvidamos que somos seres creadores y que somos capaces de crear nuestra propia realidad con nuestra mente.

Olvidamos que somos dioses y abandonamos nuestro poder, nos rendimos y nos sentimos víctimas de las situaciones, de las personas, y de las cosas, y andamos por el mundo que hemos creado luchando, peleando y resistiendo sin recordar que somos los poseedores de todo lo que necesitamos.

El propósito  es despertarnos de este  profundo sueño que juntos hemos estado creando y recordarnos que lo que creemos que necesitamos, no es real y que el mundo que vemos es una proyección de nuestro sueño que a veces parece ser una pesadilla  y otras veces nos da la ilusión de felicidad.

En nuestro sueño vivimos un mundo lleno de limitaciones, donde se nos limita la velocidad de conducir, se nos limita  los horarios, el tiempo para realizar actividades, los lugares a donde ir y se nos limita el crédito del cual disponemos.

Estamos proyectando nuestras limitaciones, estos límites están en nuestra mente pero  lo creemos, lo creamos y así lo vivimos.

En el mundo real no hay límites, el universo no los tiene, somos los creadores de todas las posibilidades, nuestra mente se va expandiendo en la medida que vamos soltando las cadenas que nos atan a nuestros apegos, ya sean estas creencias, personas y cosas. En la medida que transformamos nuestra visión del mundo  y de nosotros mismos como consecuencia de este, vamos recordando lentamente que somos los directores de la orquesta, y que el mundo que creamos es tan solo una ilusión.

Tú eres un creador y para crear necesitas confiar y soltar aquello que te ata al sueño para así poder despertar. Ya no alimentes mas tus pensamientos que te limitan, comienza a agradecer cada problema y situación, dale la bienvenida y luego suéltalo, no te lo tomes en serio, y recuerda que solo es un sueño del que tú tienes el poder de despertar. Dile GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS cada vez que te quedes dormido e iras liberándote en la medida que ya no creas más en él.

EN NUESTRO VERDADERO SER NO EXISTEN LAS LIMITACIONES.

Te amo!

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Conocer tu pasión

Descubrir lo que más me gusta hacer ha sido una gran experiencia y una bendición, ahora me entusiasmo y me lleno de energía cuando voy a trabajar. Me despierto temprano en las mañanas con gran ilusión, pero esto no era así antes, hasta hace algunos años, pasé largo tiempo desempeñando actividades que no me satisfacían, me sentía estresada, insatisfecha e iba con desgano al trabajo. Los días pasaban lentamente, me resistía a levantarme temprano, y añoraba los fines de semana. Fui  eficiente, sin embargo me sentía infeliz desempeñando  aquello que hacía más por obligación que por gusto creyendo que no tenía alternativa y con pocas esperanzas de cambio.

He estado limpiando durante mucho tiempo, usando el Ho’oponopono por una gran cantidad de motivos, y sorpresivamente sin buscar encontré mi pasión. Aun continuo diciéndole Gracias y Te Amo a mis memorias, y los regalos  aparecen sin cesar.

Generalmente nos estancamos en trabajos que no nos agradan porque creemos que no vamos a conseguir algo mejor, una buena remuneración, o simplemente tenemos resistencia al cambio y preferimos quedarnos en una comodidad desagradable que  permanecer abiertos a la incertidumbre y no nos atrevemos a dar el paso, tenemos miedo. Hay también quienes  desconocen su verdadera vocación, ignoran lo que los apasiona porque están más en contacto con sus creencias que con su parte  inspiradora y pasan por la vida sin haberse aventurado a descubrirlo.

¿Es eso lo que tú quieres? Es tan solo una decisión, limpiar memorias  y confiar.

Cuando estamos limpiando realmente se abren nuevas puertas, tal vez no se borre aquello que queremos que desaparezca de nuestra vida, por lo menos no inmediatamente e incluso puede  demorar pero aún así van surgiendo nuevos milagros, y estos milagros nos traen mas alegrías que a su vez van transformando nuestra visión del mundo y aquellos problemas grandes  que no terminaban de solucionarse, comienzan a desvanecerse.

Si nos aventuramos a confiar, dejando de lado los temores, soltamos nuestros apegos a lo conocido y permitimos que nuestro corazón sea el guía   prestándole una especial atención a nuestros sentimientos (ellos nos indican el camino),  es cuando podremos encontrar nuestra verdadera pasión, aquello para lo cual somos talentosos, y aparecerá el trabajo ideal. Pero solo cuando salimos de nuestro confort y confiamos es cuando esto puede suceder, entonces podemos constatar que al cerrarse  una puerta se abren muchas más.

Todos tenemos dones especiales y venimos al mundo para descubrirlos. Si no tomamos las decisiones conscientemente, y nos dejamos llevar por nuestros temores, quedaremos estancados y así vamos a manifestar problemas  económicos, de salud, depresiones e incluso afectará a nuestras relaciones.   El miedo hay que afrontarlo, el cambio es necesario, puedes negarlo o aceptarlo pero antes o después, no podrás evitarlo.

Cuando hago lo que amo, atraigo a mi vida los negocios correctos, los clientes perfectos, me llega más dinero, me convierto en un imán para atraer abundancia, y me siento feliz. La energía  siempre fluye cuando hacemos las cosas con amor, y eso lo logramos solo cuando nos conectamos con nuestra parte divina, nuestro mundo adquiere otra dimensión porque hemos encontrado nuestro propósito. Nos volvemos efectivos y productivos y obtenemos mayor claridad.

Si prestas atención y limpias todo aquello que no eres tú, encontrarás sin duda tu pasión o  tal vez se cruzará en tu camino. Tú eres un creador, si confías y lo permites, así será, y así es.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Buscando mi paz.

En estos días, una querida amiga, me llamo para hacerme una consulta. Tenía en su casa a una persona que hace ya algún tiempo ella amablemente le ofreció auxilio y cobijo, y esta persona no parecía dispuesta a marcharse. Mi amiga ya no encontraba cómo hacer para que se fuera, y estaba desesperada al punto que no tenia paz y sus pensamientos giraban en torno a este hecho obsesionándola y amargándola.

Me comento que hacia Ho’oponopono  constantemente para que la intrusa se fuera. Que no tenia privacidad, se sentía invadida y se estaba volviendo loca, y que el Ho’oponopono no le estaba funcionando.

Les cuento esto porque a todos nos sucede que nos confundimos y  hacemos Ho’oponopono con un determinado propósito y nos creamos expectativas. Creemos saber lo que nos conviene y que hacer al respecto, pero si las situaciones no se resuelven de la manera que  deseamos, entonces la técnica no sirve, o por lo menos no funciona en todas las situaciones.

Esto es una confusión, cuando borramos nuestras memorias el único propósito es tener paz, tener paz mas allá de toda comprensión sin importar lo que esté sucediendo afuera.

En el caso de mi amiga, su propósito no era claro, porque ella creía que su indeseable ocupante era el motivo de su falta de paz, y era necesario que esta se fuera para regresar a ella. Esta es una fantasía en la que tropezamos usualmente y entregamos nuestro poder, no al afuera, sino a nuestras memorias, a nuestras creencias, si la intrusa no se iba, ella era infeliz.

Las cosas nunca son como  creemos que son porque nunca sabemos lo que es correcto y perfecto para nosotros, y lo que creemos que nos da felicidad solo nos da una alegría momentánea hasta que encontramos otra razón para justificar nuestro continuo sufrimiento o preocupación. Nosotros vamos por la vida buscando las escusas en el mundo que vemos sin percatarnos que es dentro de nosotros donde están todas las soluciones.

Tal vez esta persona o situación pueda ser una bendición para ella. Usualmente no sabemos y casi siempre le echamos la culpa al mundo externo de nuestra falta de paz sin asumir nuestra responsabilidad.

Le recomendé a mi amiga que siguiera practicando el Ho’oponopono y se olvidara del propósito que ella llevaba en mente y se centrara únicamente en encontrar su paz. Ese es el verdadero propósito que tenemos al limpiar nuestros casetes, nuestras memorias y cuando llegue a alcanzar esa paz, tal vez la persona en cuestión se marche o tal vez ella  en ese momento quiera que se quede.

Generalmente  proyectamos en las situaciones externas que creamos y en las personas que nos rodean todos los motivos habidos y por haber de las decisiones que nos conciernen y que no queremos asumir responsabilidad. Nos hemos acostumbrado a buscar al culpable fuera de nosotros.

Con Ho’oponopono aprendemos a lograr paz sin importar lo que esté sucediendo fuera de nosotros. Sin importar que nuestro mundo se este cayendo, y cuando alcanzamos ese estado ideal, todo cambia, nuestro mundo cambia, nuestra percepción cambia, se deshace el error. Por eso todas las situaciones aparentemente caóticas que tenemos en la vida son tan solo oportunidades de limpiar, son errores de percepción, y a través de ellas podemos darnos cuenta y retomar nuestro poder.

La paz no es del otro, la paz es mía, y yo soy responsable por mi paz, el otro solo es un pequeño recordatorio que me indica que estoy juzgando,  que no estoy viendo la situación tal como realmente es, que mis pensamientos no están centrados en el amor. Todas las situaciones, nos llevan a dos opciones, o limpiamos nuestras memorias, o nos enganchamos y sufrimos.

Para retomar tu poder, lo primero que tienes que hacer es darte cuenta, que el problema no está afuera de ti, sea cual sea este, y aunque lo veas afuera la varita mágica para cambiarlo la tienes tú.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Nube de etiquetas