Conviértete en el creador de tus propios milagros . . .

Entradas etiquetadas como ‘recuerdos’

Hacerse 100% Responsable

Creo que la parte más difícil de asumir es cuando afirmamos que somos totalmente responsables por todo lo que ocurre en nuestra vida, absolutamente todo, porque el mundo es solo nuestros datos repitiéndose continuamente en el subconsciente y manifestándose.

Soy responsable del mundo que percibo.No existe nada afuera, solo existe mi percepción del mundo que veo.

Mis ojos y mis sentidos físicos solo perciben aquello que ya está en mi mente, ellos son solo un proyector de mi subconsciente y todo lo que veo, oigo, siento, huelo, saboreo, quedó alguna vez grabado como una memoria en mi subconsciente y si lo reconozco es porque ya es parte de mi.

Mi subconsciente proyecta en el afuera todo aquello que experimento en mi interior, es muy similar al mundo de los sueños. No tengo ni idea de lo que está ocurriendo en mi mundo, todo es una proyección de mi mente. Por lo tanto soy 100% responsable de todo cuanto sucede en mi entorno, y si yo lo he creado, también lo puedo cambiar.

Todo lo que mis sentidos captan son interpretaciones que mi mente ha hecho anteriormente de modo que todo tiene un significado que yo ya le he dado. Nada ocurre sin que yo lo perciba bajo un matiz, nada resulta ser neutro para mí.

Entonces todo lo que sucede en mi vida, todo lo que leo, veo, escucho, miro, oigo, a velocidades imperceptibles le doy un significado y por lo tanto ya existe como concepto y como un juicio

Por lo tanto soy 100% responsable por todo lo que sucede en mi vida, por todo lo que pienso, por todo lo que siento y por todo lo que experimento y por lo tanto lo manifiesto. Raras veces llega nueva información y por lo general la clasifico de acuerdo a mi antigua forma de pensar.

Estamos tan acostumbrados a no hacernos responsables por nuestras experiencias que incluso nuestra falta de paz se la atribuimos a los eventos externos, a lo que aparentemente otros nos hacen y así lo creemos.

Por ejemplo supongamos que a Juanita le molesta increíblemente que le toquen los libros de su biblioteca, se pone furiosa y se siente atacada cuando alguien lo hace a tal punto como si le hubiesen clavado una estaca en el vientre, se siente tan herida y abochornada que estalla en furia originando una pelea con el presunto agresor. Resulta que Juanita en algún momento de su historia decidió que era mejor que nadie le ordenara sus libros porque le resultaba luego difícil encontrar lo que buscaba. Esa decisión quedo en su subconsciente y se acostumbro a ser la única que los maniobraba. Hoy en día, ni siquiera está consciente de porqué se desata en ella esta furia tan demente, no puede dar una explicación. Pero sigue reaccionando por una situación de su pasado.

El asunto es que ahora Juanita no es solo una persona, es un cuerpo, es su ropa y es su biblioteca, ya Juanita es enorme, también es su casa, su ciudad, su país y todas sus creencias. Y lo suyo es intocable porque la herimos a ella o eso cree pero son sus pensamientos quienes la hieren, no sucede nada afuera, es ella quien entregó su paz. Juanita anda por el mundo a la defensiva, y no puede ver con amor el gesto de su madre que le ha quitado el polvo a los libros en la biblioteca.

Así andamos por la vida, inconscientes de las decisiones tomadas y de las reacciones que tenemos, vemos en cada esquina a un agresor. Juzgamos de acuerdo a nuestras creencias pero también atraemos una realidad de acuerdo a ellas, y no nos hacemos responsables que hemos creado esto.

Nosotros hemos tomado trillones de decisiones desde nuestra creación hasta el presente y no estamos siquiera conscientes de ellas. Las hemos posesionado de tal manera que son parte de nuestra conducta y de nuestros códigos y luego reaccionamos.

Qué bueno sería poder limpiar o eliminar estas elecciones que desconocemos su origen y su propósito pero que están insertadas en nuestra forma de proceder y de percibir.

Qué bueno sería ver el mundo neutro o tal vez con los ojos del amor y dejar de darle el significado que en algún momento le dimos…. Todo lo que vemos fuera de nosotros, todo nuestro mundo es tan solo una proyección de la manera cómo hemos registrado la información, no tenemos ni idea lo que es real, y lo que está sucediendo, por lo tanto somos 100 % responsables del mundo que experimentamos.

La realidad que veo, no es real, es una ilusión teñida por mis miedos, por juicios y el significado que alguna vez le di, solo veo la información que está en mi subconsciente, y me resulta imposible ver las cosas tal como son.

Podemos ver nuevamente con nuevos ojos y comenzar a cuestionar nuestros temores, podemos limpiar para volver a ver con los ojos de Dios, podemos ser inocentes como niños otra vez….Se trata de soltar y darnos permiso.

Nosotros podemos crear nuestro mundo como queramos. Podemos aprender a dejar de creer en nuestros pensamientos y estos serán indiferentes para nosotros. Ese es nuestro gran poder. Podemos limpiar y volver a tener paz… Todo comienza con una nueva elección.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

¡Suscríbete a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu!

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

Viviendo en inspiración

En un taller que dicté recientemente, pude notar cuan difícil se nos hace  identificar de donde viene la información que llega a nuestra mente, si llega desde la inspiración o de nuestras memorias en el subconsciente.

Por lo general el 99 % de nuestros pensamientos y todo lo que hablamos viene de los datos que almacenamos, también cuando escuchamos hacemos lo mismo, inmediatamente lo comparamos, lo analizamos y lo archivamos. Casi todo lo que hacemos es asimilar y almacenar información vieja que la reordenamos una y otra vez ajustándola a nuestras creencias para volverla a usar. La reciclamos  constantemente sin darnos cuenta que allí no hay nada nuevo porque vivimos sumergidos en el pasado o en el futuro, y muy poco en el presente. Lo que hacemos es observar lo mismo puesto de otra manera.

En nuestro subconsciente están todos los recuerdos de todo lo vivido desde que fuimos creados hasta la fecha, los olores, los sabores, las imágenes, los sonidos y las sensaciones. Allí se encuentran  nuestras expectativas, nuestros miedos,  y las creencias. También el subconsciente es quien se hace cargo del funcionamiento de nuestro cuerpo, del sueño, de las emociones y es el responsable de manifestar  lo que experimentamos en nuestra realidad. Nuestra parte consciente, la que se da cuenta, su única función es  elegir, es ella quien decide, es para eso que fue creada y para nada más. Ella selecciona que dato de nuestros discos va a tocar en ese momento, toma la información de nuestra biblioteca interior y actúa en base a ella. También puede elegir contactar nuestra parte divina si presta atención, si logra aquietar el parloteo mental.

La información que entra a nuestra consciencia o intelecto, generalmente  proviene de nuestras memorias, y muy raras veces viene de inspiración. Cuando llega por inspiración, lo podemos reconocer porque a veces  se nos presenta en forma de idea, de algo nuevo y  es cuando decimos Eureka!!!! o WAW!!! Y nos alegramos porque son las respuestas a las preguntas que no lográbamos  encontrar o es la solución a aquellos problemas, que no podíamos solucionar.

Esta información nos viene  de nuestra conexión con Dios, no está almacenada en nuestros recuerdos, no proviene de nuestro pasado  ni de nuestras experiencias. Llega cuando nos ponemos a un lado y dejamos de interferir. La inspiración aparece cuando dejamos a Dios actuar, aceptamos que no sabemos y soltamos. Viene cuando dejamos de pensar y estamos tranquilos. La inspiración aparece cuando limpiamos nuestras memorias diciéndoles, Gracias, Gracias, Gracias.

Todas las respuestas están en nuestro interior, pero nosotros hacemos mucho ruido y no las escuchamos, la información correcta siempre está allí, hablándonos y solo tenemos que hacer silencio. Confía, tranquilízate y borra, entonces allí es cuando aparecerán las respuestas a todas tus inquietudes.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

La paz es tu elección, tu decides.


Cuando nos adentramos en la búsqueda de la paz interior y lo logramos, puede aparecer alguien allá afuera recordándote que el mundo es duro, difícil y está lleno de sufrimiento.

¿Quién es el mundo sino nosotros mismos? Ese alguien afuera no es más que tú mismo, es aquella parte de ti que quiere estar en control, que está acostumbrado a sufrir, preocuparse y no encontrar salidas. Son tus hábitos. Tu mundo es el reflejo de tu interior.

Aquella persona que viene a decirte que todo está mal cuando tus estas buscando sentirte en paz, no está afuera de ti,  es la manifestación de tus creencias, aunque la veas, la oigas y la sientas. No la reconocerías si no la llevaras dentro, al igual que  el  ciego no conoce cuando le hablan de la hermosura de las montañas, de los bosques,  pero si ese ciego en algún  momento perdió la vista, entonces puede saborear las delicias de sus recuerdos.

Si alguien te habla de lo mal que esta el país, de lo difícil que esta la situación o que la vida es triste y dolorosa, son tus miedos que te hablan a ti, son tus temores. No te asustes, no es nada nuevo aunque parezca, son tus memorias disfrazadas de noticias, de aparentes acontecimientos actuales que vienen a atemorizarte. Pero nada de eso es nuevo, son distintas maneras de quitarte la paz, son tus programas.

Si no estuvieran en ti, de ninguna manera  podrían alterar tu tranquilidad, aquello que no conoces no te hace efecto, no te altera. Entonces comprendemos que esas personas que vienen a molestar, esas noticias que vemos en la televisión, todos los que confabulan contra tu paz están dentro de ti intentando tomar el control, porque estamos habituados a angustiarnos, o preocuparnos, y entregamos nuestro poder a todas esas voces, y les otorgamos nuestra paz, que es nuestro estado natural.

Existe alguien  que decide si  escuchar o ignorar, y ese alguien es tu ser real.  Tu eres el que decide, las voces vienen de  nuestros programas, de nuestras  memorias. Y las memorias si las descuidamos toman el control y sabotean  tus intentos de sentirte bien-

Cuando oyes aquella voz que puede ser interna o disfrazada de alguien conocido que viene a preocuparte otra vez, no le hagas caso,   viene a alterar tu tranquilidad, respira profundo y date cuenta que es parte de ti,  fíjate si te identificas o  la puedes observar.

Cuando aprendas a observar todos tus pensamientos, tus interacciones sin identificarte, podrás  darte cuenta que eres tú el creador de todo lo que temes y en ese momento le puedes decir  Gracias, Gracias, Gracias y es cuando podrás liberarlo. Los miedos están allí cuando nos olvidamos quienes somos realmente, somos eternos, somos amor, somos paz, pero raras veces nos acordamos y usualmente nos confundimos.

La paz es tuya, al igual que el amor, son parte de tu esencia, tú puedes decidir vivir con ella. Tú eres quien  elige en todo memento. Solo tú.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Todo Cambia

Todo cambia, incluso nosotros nos encontramos en un continuo movimiento y transformación, hoy no somos iguales a ayer, ni seremos como mañana, nuestras células cambian, hasta nuestros pensamientos son otros a cada instante, entonces te has preguntado porque nuestros recuerdos son los mismos? solo nuestras memorias están fijas en el espacio y en el tiempo….. ..Y nos permitimos hacer juicios, analizar, tener opiniones en base a algo que ya no es…. Date el permiso de cuestionarte la valides de tus interpretaciones, tus creencias, ellas están ancladas en algo que ya no existe, y que tal vez nunca existió, pero ahora ya no nos sirven, dejemos que nuestras memorias  cambien también, soltémoslas para que estas se transformen….dejemos a nuestros recuerdos ser lo que son, solo un peldaño en el proceso de aprendizaje de la vida, y soltemos cualquier enganche con ellos, con el pasado para estar abiertos cada día.. , cada instante… a seguir creando libremente nuevas formas de pensar.

Abandonemos nuestros juicios y opiniones, que nos aprisionan a viejas conductas y estemos dispuestos, flexibles y abiertos de corazón, para así poder estar en armonía con los cambios que en cada instante ocurren y poder seguir libremente el ritmo de la vida.


Con amor para ti, mi espejo.
Jocelyne Ramniceanu

Nube de etiquetas