Conviértete en el creador de tus propios milagros . . .

Entradas etiquetadas como ‘restricción’

Las restricciones mentales

Después de terminar mi primer libro Palabras Mágicas en Diciembre del 2010, mientras me ocupaba de darlo a conocer entre mis amistades, comencé a recibir muchas solicitudes para dictar talleres. Y he estado dictándolos desde hace algo más de un año.

Esto es algo que a mí me asustaba mucho, hablar en público,  me faltaba valor para hacerlo, les decía a mis amigos (todas las personas que fui conociendo en este bello camino los hice parte de mi) pronto, pronto……pronto lo haré .Encontré cantidades de amigos con quienes me conecté amorosamente, pero también me topé con la otra faceta de mi propio yo, aquella que se critica,  aquella que se opone….en muy pocas personas.

Un buen día me decidí a dar estos talleres, a enseñar el contenido del libro Palabras Mágicas. Comprendía que el aprendizaje no entraba únicamente leyendo,  también necesitamos oír, ver y tocar para sentir la experiencia y que esta sea parte de nosotros. Necesitamos aclarar dudas.

En la medida que el número de participantes iba notablemente en aumento, también experimenté oposición personificada en quién fué una maestra para mí y más aún en quién en un momento dado fue la persona que me acompañó en traer estas enseñanzas a mi país.

Yo seguí adelante porque había algo en mí que me decía que estaba haciendo lo correcto, me sentía en armonía y lo hacía con amor. Sabía que yo también compartía esas memorias y las tenía que dejar ir.

Mientras más gente asistía a mis cursos, algunas veces  llegaba el mensaje de oposición aunque cada vez este era más débil y se traducía en las siguientes palabras:

__“¿Como puedes impartir una enseñanza  para la cual no tienes autorización? No deberías hacerlo, debes estar autorizada”.

Al principio no tenía una respuesta clara y mientras más limpiaba solo sentía que lo que hacía estaba bien, hasta que un buen día la respuesta se me hizo aun más nítida.

Son memorias, son nuestros programas quienes nos muestran oposición, yo solo necesitaba la autorización divina que está en mí. No necesitaba una autorización exterior, ni escrita ni verbal, solo sentirme alineada con la Divinidad para enseñar. Son solo memorias compartidas.

La autorización ya la había recibido cuando escribí Palabras Mágicas y se manifestaba en  el número de personas que querían ser parte de este conocimiento en forma de talleres o charlas o comprando el libro, e iba en aumento. Las autorizaciones son parte del mundo de la ilusión del que queremos salir, limpiando, borrando.

Solo a mi guía interna es a la que debo acudir para saber qué hacer. Los permisos los obtengo cuando salgo del mundo del sueño y comienzo a despertar, cuando me recuerdo quién realmente soy.

Hay muchas enseñanzas que son libres, como hay otras que solo son impartidas por personas “autorizadas”. Cuando confiamos que no hay competencia y que la abundancia está allí para todos, se caen las viejas ideas y comenzamos a compartir y cooperar en armonía.

El mundo no fue creado para restringirnos, pero puede ser así, si así lo queremos ver. El mundo y nuestra vida se trata de compartir no de competir porque en la competencia está la separación y nos olvidamos muy a menudo que lo que les hacemos a los demás nos lo estamos haciendo a nosotros mismos.

La Divinidad es parte de nosotros y en nuestra experiencia humana, para que prevalezca el amor, este debe ser dado sin restricciones. No puedo concebir la idea que a la Divinidad le interese que enseñemos lo que nos trae paz y felicidad en forma de multinivel, centrándonos en el beneficio, anteponiéndolo al amor.

Todos somos maestros y alumnos, todos somos una faceta de un todo y cada quién tiene sus características únicas para completar ese todo. Cada uno somos una pieza única y necesaria del rompecabezas universal.

Te amo

Jocelyne Ramniceanu

Suscripcion a Gotitas de Jocelyne Ramniceanu

¡¡¡¡Acompáñame en Gotitas, mi nuevo boletín!!!!

Anuncios

Nube de etiquetas